El independentismo digiere mal la pérdida de Barcelona

La resistencia de Colau a la presión ambiental y las rencillas locales entre ERC y PDeCat convierten la esperada jornada histórica del independentismo en un día negro de insultos y reproches