Pierden los Presupuestos, gana la ministra de Hacienda

Ha nacido una estrella. El Gobierno de Pedro Sánchez no consiguió aprobar sus Presupuestos Generales del Estado (PGE) por la negativa del bloque independentistas, y que te tumben tus cuentas, suele pesar sobre las espaldas del ministro de Hacienda en cuestión, en este caso, de la ministra María Jesús Montero. Pero nada más lejos de la realidad. Montero no consiguió luz verde para sus Presupuestos, pero estuvo fastuosa en el debate parlamentario. Tanto, que sorprendió.

La ministra de Hacienda tocó los dos palos: el económico y el político. Durante su primera intervención el pasado martes como defensora de los PGE, arrancó con un discurso en clave político y electoral. Metió a las derechas (PP y Ciudadanos) en el mismo saco que a los soberanistas (Esquerra Republicana de Catalunya y PDeCat). “¿No será que viven mejor en la confrontación?”, se preguntaba la ministra, argumentando que el Gobierno estaba abierto a proposiciones de todos los grupos parlamentarios.

La URJC elimina titulaciones y deja tirados a miles de estudiantes

La Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) vuelve a estar en el foco de la polémica. Esta institución pública ya es conocida por los presuntos casos de corrupción, entre los que se encuentran los dudosos másteres del actual líder del PP, Pablo Casado, y la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

En este caso, ha sido el rectorado de la Universidad, con el rector Javier Ramos al frente, los que han decidido impulsar un "Plan de Reordenación Docente" en los campus de AranjuezFuenlabrada y Quintana, que consiste en la eliminación o reubicación de algunos grados de la rama de Ciencias Sociales.

Cuando Casado bromeaba con "manadas" para cazar “zorras y lobas”

Cuando Pablo Casado estudió su carrera de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, se alojaba en el Colegio Mayor Elías Ahúja. Se trata de un centro religioso agustino donde tan sólo aceptaban a hombres de su misma promoción universitaria.

De hecho, fue en este centro cuando Antonio González Terol, en sus infinitos devaneos por los colegios mayores de Moncloa-Aravaca en busca de novatos con talento, reclutó al joven palentino que casi 20 años después se convertiría en su jefe tras arrebatarle la presidencia del PP a Cospedal y Sáenz de Santamaría en unas primarias.

PP y Ciudadanos torean a Vox con la memoria histórica

La memoria histórica va a ser una de las perdices que el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos tendrá que marear con más habilidad e insistencia en esta legislatura para entretener a Vox, de modo que el partido ultra no se eche al monte dando al traste con el mandato de las derechas.

Las relaciones de la derecha (PP) y el centro derecha (Cs) con la extrema derecha (Vox) van a estar marcadas por la idea ‘¿verdad que no vamos a hacernos daño?’, que le susurraba el paciente del chiste a su dentista. Ni el PP y Ciudadanos pueden permitirse enfadar demasiado a Vox, ni éste puede tumbar una legislatura que ha despertado grandes esperanzas en la España conservadora.

A DIA le salen más pretendientes

LetterOne, el fondo de inversión del magnate ruso Mijáil Fridman, lleva años tratando de hacerse con el control de DIA, denunciando mala gestión, advirtiendo sobre la crítica situación de la empresa y atento a comprar acciones de la cadena de supermercados cada vez que hay ventas a gran escala. Ya posee un 29% de las acciones. El 5 de febrero Fridman lanzó una OPA pactada ofreciendo 0,67 euros por acción, un precio un 82% inferior a la cotización máxima alcanzada en los últimos 12 meses -L1 Retail, del propio Fridman, pagó 3,73 euros por acción-. 

El mercado se encargó de trasladar a Fridman que si quería hacerse con la cadena de supermercados no sería a precio de saldo. Cuando se publicó la OPA, la acción saltó de los 43 céntimos a 70 en cuestión de horas. Y para dejar las cosas claras a LetterOne, el precio de la acción se ha mantenido por encima de la oferta de Fridman durante 7 días. Y ahí los fondos han jugado a presionar, adquiriendo acciones de los pequeños inversores para pedir una OPA mejorada en el futuro, ya sea a Fridman o a otros interesados.