La Gran Residencia, un centro público situado en el barrio madrileño de Carabanchel, donde se mantiene aislados a los ancianos tras la muerte de unos 95 residentes, según la cifra manejada por los trabajadores, no cuenta con un sistema de climatización y la temperatura de sus habitaciones supera los 30 grados en la planta baja y niveles más altos en las dos plantas superiores.

"Los módulos donde se encuentran las habitaciones carecen de climatización", explican trabajadores de este centro, que ya denunciaron durante la etapa más dura de la pandemia de coronavirus que se servía la comida fría a los ancianos.

"Sólo hay aparatos de aire acondicionado en la sala de la televisión, el comedor y los despachos de los jefes, claro", precisa Nandi Gutiérrez Román, técnico en Cuidados de Enfermería.

"Estamos por encima de los 30 grados"

Los trabajadores no pueden precisar el número de muertes en esta residencia, pero aseguran que "los fallecidos pasan de 82". Una cifra que no confirma la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid. En el centro, que dispone de 420 plazas operativas, habían muerto en mayo unos 70 residentes y había más de 120 contagiados, detectados con test.

Los residentes "siguen aislados en algunos módulos y hace dos semanas murió otra anciana. En las habitaciones, que es donde están los residentes, estamos por encima de los 30 grados, esto en la planta baja. Arriba, en las dos plantas superiores, es mucho peor". 

Los trabajadores denuncian, por otra parte, que la dirección del centro "está llamando a familiares de algunos empleados para contratarles, en lugar de abrir una nueva bolsa de trabajo, como se requiere en un centro público".

La Consejería dice que "un aparato está roto"

Fuentes autorizadas de la Consejería de Asunto Sociales de la Comunidad de Madrid, consultadas por este diario, han dicho que "hubo una avería en uno de los aparatos de aire acondicionado, pero ya está dado el parte para arreglarlo". Han negado que "la residencia esté cerrada". y no ofrecen una cifra sobre los ancianos fallecidos.

Los trabajadores, sin embargo, mantienen que los ancianos que no están enfermos "no pueden salir de sus módulos, ir a los jardines u otras zonas" y, tampoco, los que están aislados por el Covid-19. Según las cifras que manejan, "los fallecidos rondan los 95".

La residencia está siendo investigada

Actualmente esta residencia está siendo investigada por su gestión durante la pandemia. Se trata del mismo centro que en mayo servía las comidas frías a los ancianos, según publicó El Plural.

Las comidas frías en las habitaciones

Los trabajadores denunciaron que no se cuidaban las medidas de higiene en las comidas para evitar contagios del virus y que los menús se servían fríos en las habitaciones de los mayores, al carecer de bandejas térmicas, con la consecuencia de que los ancianos se negaban a comer. 

 "El personal de servicio nos deja servidos los platos encima de una mesa en una sala, y las técnicas de Enfermería tenemos que cogerlos y llevarlos habitación por habitación y darles la comida a los residentes que no tienen autonomía. Luego, nosotras mismas retiramos los platos", narraron estas trabajadoras.