La Agencia Tributaria va a mantener la vía penal en la investigación contra Cristiano Ronaldo, el futbolista estrella del Real Madrid, al que acusa de haber cometido un presunto fraude fiscal de 14,7 millones entre 2011 y 2014. Fuetes de la investigación han señalado a El País que la reunión con el jugador fue “muy insatisfactoria”, después de que ofreciese una “cantidad insignificante” de “cuatro o cinco” millones de euros.

Según la denuncia de la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid, Ronaldo habría usado una estructura societaria desde el año 2010, un año después de su fichaje por el Real Madrid, para ocultar a Hacienda las rentas que generaban en España sus derechos de imagen. Por lo que su incumplimiento de las obligaciones fiscales habría sido “voluntario” y “consciente”.

Sobre el astro portugués del Real Madrid pesa una imputación por cuatro delitos contra la Hacienda Pública, uno por cada uno de los años en los que habría cometido el fraude. 

Según El Mundo, Ronaldo habría ofrecido a la Agencia Tributaria un cheque en blanco para cerrar el caso si retira la petición de cárcel contra él. Pero Hacienda no habría accedido a la petición y seguiría por la vía penal.