López ha presidido un Consejo de Gobierno extraordinario en la sede de Presidencia vasca, en Vitoria, para analizar el comunicado de ETA en el que anuncia el cese definitivo de la actividad armada y posteriormente ha comparecido ante numerosos medios de comunicación arropado por los consejeros de su Gobierno, todos ellos luciendo una insignia con la imagen de la planta "siempreviva", símbolo de las víctimas del terrorismo.

Libertad y respeto mutuo
López ha dicho que también se pondrá en contacto con sindicatos y organizaciones empresariales y sociales y con las víctimas del terrorismo, entre otros colectivos, para "construir una convivencia asentada sobre valores de libertad y respeto mutuo". Ha adelantado que el diálogo con los partidos políticos para hablar del "derecho a convivir y de la concordia" comenzará "ya", cuando se cierren las agendas, aunque no serán públicas.

En todos los tejados

El lehendakari ha dejado claro que ahora la "pelota está en el tejado de todo el mundo" porque cada uno tiene una responsabilidad que asumir para consolidar el nuevo tiempo y la libertad, y ha precisado que su Gobierno "no va a estar dispuesto" a que algunos "empiecen a echar balones fuera, a exigir todo a los demás sin comprometerse absolutamente a nada".

Sin errores
"No quiero iniciar ningún tipo de crítica y conflicto antes de empezar estas conversaciones", ha aclarado, al tiempo que ha reclamado, ante la "explosión de opiniones" que va a haber, tranquilidad y prudencia para no cometer "errores" porque "40 años de terrorismo no se acaban en unos días".

"Hoja de ruta" para la libertad
En la declaración que ha leído, el lehendakari se ha ratificado en su "hoja de ruta" para la libertad y convivencia presentada el pasado 29 de septiembre en el Parlamento Vasco, en la que plantea "un gran acuerdo para la concordia" basado en diez premisas, entre las que figuran elaborar un "relato veraz" de lo ocurrido, el reconocimiento público a las víctimas de terrorismo o la exigencia del final de ETA "sin contrapartida ni condición". También propone una orientación "consensuada" y "flexible" de la política penitenciaria y facilitar un "acercamiento progresivo" de los presos a cárceles próximas al País Vasco.

Colaboración  con el Gobierno
El presidente vasco ha comentado que colaborará con el Gobierno de España en todo lo que ayude avanzar en la dirección del nuevo tiempo para "gestionar y encauzar las cuestiones que dejen atrás el final de la violencia". El lehendakari ha dicho que hoy es "día de felicidad" y de reconocimiento a todos los que han quedado en el camino de la libertad.

Los "héroes anónimos"
"El fin del terrorismo es la ofrenda que las personas libres hacemos hoy a todos los familiares de las víctimas", ha recalcado tras dar las gracias a la sociedad vasca por su "resistencia cívica frente al terror", a todos los "héroes anónimos", a las víctimas, a las personas que han "soportado el chantaje", a todas las policías "que han pagado un alto tributo de sangre" y en especial a la Ertzaintza.

Reconocimientos
López también ha reconocido a los jueces y fiscales, a los periodistas y profesores que han realizado su trabajo "a pesar de las amenazas", a los empresarios, a los gobiernos de España y a los anteriores lehendakaris, con quienes también se reunirá porque "su conocimiento y experiencia es un caudal" que debe servir para este nuevo tiempo.

Nada se va a pagar
"En Euskadi no hemos tenido dos bandos enfrentados: ha sido el combate de la libertad contra el totalitarismo. Nuestro conflicto ha sido el causado por una minoría fanatizada y totalitaria que ha atacado a la democracia y a nuestro gobierno", ha subrayado tras insistir en que a ETA no se le debe nada y nada se le va a pagar.