[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"24384","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-306196","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"320","alt":"Crist\u00f3bal Montoro junto a Soraya S\u00e1enz de Santamar\u00eda en el Consejo de Ministros..., lanzando balones fuera. Foto EFE"}}]] Cristóbal Montoro junto a Soraya Sáenz de Santamaría en el Consejo de Ministros..., lanzando balones fuera. Foto EFE



Primero fue la bajada del IRPF con carácter retraoctivo y luego un descenso del precio de la luz en su tramo regulado, dos medidas que tendrán escaso impacto en los bolsillos de los ciudadanos pero que pretenden transmitir que 'algo está cambiando'. Y lo que está cambiando es que estamos en un año electoral, y si no que se lo digan a los funcionarios, el colectivo al que ha dirigido ahora su mirada el Gobierno.

Recuperación de parte de la paga extra
Los funcionarios de las administraciones públicas recuperarán el 75 % de lo que les falta por cobrar de la extra de Navidad suspendida en 2012 -una medida a la que está obligando en parte la Justicia en diferentes fallos- y verán aumentar su salario el 1 % en 2016, tras cinco años de congelación, según ha anunciado hoy el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

Las administraciones regionales y locales decidirán
Montoro, que ha presidido la Mesa General de las Administraciones Públicas (AGE), ha explicado que un 25 % de la paga extra retenida se recuperará en septiembre y el 50 % restante se reintegrará en marzo y septiembre de 2016. Sin embargo, el reintegro de esa paga extra no supone una obligatoriedad para las administraciones regionales y locales, que deberán decidir sobre dicho pago.

Más empleo público
Así consta en los presupuestos generales del Estado para 2016 que mañana aprobará el Consejo de Ministros, y que además prevé aumentar la tasa de reposición de los funcionarios del 50 % al 100 % en los servicios esenciales, a los que se sumarán las Instituciones Penitenciarias, los servicios sociales y el servicio público de empleo estatal (SEPE). La tasa de reposición para el resto de funcionarios se establece en el 50 %.

Cinco años de congelación tras un recorte del 5%
El salario de los empleados públicos lleva seis años sin actualizarse porque a los últimos cinco años de congelación hay que sumar el de la bajada del 5 % de 2010, por lo que acumulan una pérdida de poder adquisitivo de algo más del 20 %. Por otra parte, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha presidido la Mesa General de la AGE que ha tenido lugar tras la reunión con Montoro.

Subida "exigua"
No obstante, el presidente del CSIF, Miguel Borra, ha dicho que la subida salarial es "exigua" ya que no está en línea con el alza del 1,5 % que ha sido pactado para el sector privado. Por otra parte, el Gobierno ha anunciado que devolverá a los funcionarios el último de los tres días de libre disposición, llamados "moscosos", que les quitó en 2012 y de los que les había devuelto dos.

El secretario general de Servicios Públicos de UGT, Julio Lacuerda, ha apostado por tratar un mayor incremento salarial, porque "no sólo supone una perdida de poder adquisitivo, sino también una menor pensión de los que se jubilan hoy".