Empecemos por decir que las fuentes de lo que aquí se cuenta son policiales. Y a continuación lo que se nos ha dicho: "cuando se vieron Ignacio González y los comisarios, el proceso no estaba aún judicializado, y la reunión se produjo porque el entonces vicepresidente madrileño, que había comenzado a tener muchos datos de que se estaba investigando su ático, mostró interés en quiénes y qué sabían, temeroros de que lo que le llegaba no podía ser bueno para él".

Ignacio González...., arrastrado por los acontecimientos. Foto EFE



La causalidad que lleva al ático
Para entender las cosas a partir de este hecho es bueno establecer fechas. En el verano de 2011 salta la historia. Como contamos en ELPLURAL.COM, con relato del que fue presidente del SUP, José Manuel Sánchez Fornet, en el mes de agosto una investigación sobre la mafia rusa llevó a que se descubriera que en una urbanización de lujo entre Fuengirola y Marbella un ático lo ocupa el presidente madrileño, Ignacio González. Por desencuentros personales entre mandos, el comisario de Marbella, Agapito Hermes, recibe del director adjunto operativo (DAO), Juan Antonio González, el encargo de 'mirar' qué hay en la historia..., sin que se entere el Comisario General de Policía Judicial.

Y aunque la gestión de Hermes es discreta la información salta y llega a oídos de Nacho González, que se alerta. Aquí las fuentes nos concretan más sobre lo que sucede. El entonces número dos de Aguirre quiere saber qué está pasando, nos dicen, y pide ayuda a un hombre de su confianza, Enrique Barón, entonces Director General de Seguridad de la Comunidad de Madrid, y que, tras la victoria del PP en noviembre de ese 2011, fue ascendido a Comisario General de Información.

Un comisario que conoce a todos
"Lo que quería saber González, nos dicen, quiénes le investigaban y qué sabían. Barón habla con el comisario Enrique García Castaños, que tiene además buena relación con Ignacio González y le pregunta. Y García Castaños que sí que sabe quien está en la investigación, llama a José Villarejo". Y así el encuentro se pone en marcha.

Villarejo había sido ascendido por méritos a comisario de la Dirección Operativa hacía pocos meses por el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba. "Pero no era un hombre de los socialistas, llevaba años como Inspector Jefe adjunto de la Dirección Operativa con los gobiernos del PP, y antes con los de Felipe González..., es un profesional; lo que sucede es que ya lleva muchos años, tiene la carrera y el dinero suficientes para no tener que arrugarse, y por eso ha reaccionado haciendo frente a la demanda de González".

Sólo hay una cosa que aún extraña a nuestras fuentes policiales. El convencimiento de que tanto Ignacio González como el comisario Villarejo acudieron al encuentro al parecer convencidos de que era el otro el que lo había pedido. "No se entiende..., la única explicación es que García Castaños, el organizador y tercero en el encuentro, se lo contara así a cada uno, quién sabe por qué".

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, compareció para decir que la investigación sobre el ático era irregular y ordenada por el Gobierno Zapatero.., aún no ha dimitido, ni comparecido. EFE



La grabación se filtra ahora... ¿por qué?
Este lunes hemos podido escuchar parte de la grabación de aquel encuentro. "Un grabación -nos dice el contacto policial- que estaba en el Archivo de la Dirección Adjunta Opertiva" ¿Por qué se ha filtrado ahora? "Eso sólo lo sabe quien lo ha filtrado y visto el resultado que ha tenido parece claro para qué...".

"Lo sorprendente, nos dicen, es que el Director General de la Policía, Ignacio Cosidó siga siéndolo y no haya dimitido ni le hayan cesado". Se refieren a la comparecencia que hizo el mando máximo policial en el Senado en julio de 2012. Aquel día, Cosidó no tuvo empacho en calificar de "irregulares" las investigaciones que se habían llevado a cabo, aunque nunca fue así, puesto que un mando policial, el DAO, se lo había encargado al comisario de Marbella.

Igualmente, Cosidó recordó que la Fiscalía Anticorrupción se archivó sin encontrar pruebas, porque, dijo "fue una investigación irregular que no consta en las bases de datos y en la que no se respetó la habitual cadena de mando". Parece, y así lo hemos llegado a escuchar, sí que había algo que no quería que se conociera, y esa declaración, nos dicen, "estaba en los archivos policiales, y hubiera salido si el Director General de la Policía hubiera pedido información.., claro que si lo que sucedió fue que se dio fue una orden en otro sentido, nada se encuentra".