La aparición de Pedro Sánchez en El Hormiguero (Antena 3) y su llamada telefónica al conductor de Sálvame (Telecinco), sigue generando un enorme debate sobre los límites de la comunicación política. Así, mientras el diario El País elogia hasta la extenuación a Verónica Fumaral, la nueva responsable de comunicación del Partido Socialista (el diario del Grupo Prisa la califica como “lista, dinámica, atrevida, con contactos, y curtida en campañas de jóvenes candidatos como Albert Rivera), el diario El Mundo se pone solemne a la hora de advertir del peligro que corre el PSOE si tiene “la tentación de caer en un populismo electoralista que busca arañar votos en cualquier lugar diciendo en cada momento lo que cualquier colectivo quiere escuchar”.

“Un actor más del show”
Incluso, el periódico dirigido por Casimiro García-Abadillo tacha como “una falta de responsabilidad que el líder del principal partido de la oposición pretenda convertirse en un actor más del show televisivo”. Una estrategia que según el rotativo conservador “rebaja la altura del debate político” y “confunde a ciudadanos con espectadores”. Por todo ello, dicta que “la política debe hacerse únicamente en los espacios de los medios destinados a ese fin”.

“Pedro de Tordesillas”
José Luis Vadillo, jefe de  sección de Elmundo.es va un paso más allá y en un artículo titulado “Pedro de Tordesillas” asegura que el dirigente socialista “comete el error de otros muchos líderes políticos, ya que expresa una postura política a partir de una convicción personal”. Además, crítica la predisposición de Sánchez de entrar en Sálvame, espacio televisivo al que se refiere como “una jungla de gritos, chismorreos y pornografía”.

Contra la “nueva hornada de socialistas”
Sin embargo, es en el diario ABC donde más disgustados están con la nueva estrategia de comunicación diseñada por el Partido Socialista. En su sección de opinión, David Gistau critica a la “nueva hornada” de socialistas que se “arremanga para  llevar su verdad a los estratos más primarios del electorado para salvarlos del populismo que trafica con golosinas utópicas como si fueran el soma de Huxley”. En este sentido, el articulista asegura ser comprensivo ante la “nostalgia” que asegura sienten los “viejos socialistas” cuando recuerdan que en el pasado “si su secretario general iba a la tele, era para hablar de libros con Bernard Pivot en Apostrophes, y además en francés”.

El reto de Carlos Herrera
Aún más faltón se muestra el articulista de ABC y periodista de Onda Cero, Carlos Herrera, quien coincidiendo con el inicio de la nueva edición de Gran Hermano (Telecinco) anima al secretario General del PSOE a acudir al programa de telerrealidad conducido por Mercedes Milá para “contar ahí a cuántas corridas (de toros) no va a ir”. Además, le insta a que “entre programa y programa de televisión” diga algo sobre “la Ley de consulta que finalmente va a votar afirmativamente el PSC”.

¿Sánchez en Tu cara me suena?
El también articulista del diario ABC, Ignacio Camacho, se suma al elenco de articulistas de la caverna mediática que afean a Sánchez la interpretación libre del “viejo eslogan doctrinario de Anguita: programas, programas, programas” En su opinión, “Sánchez es un personaje recién creado en busca no de autor sino de público y su flamante asesora de imagen, la que lanzó a la popularidad a Albert Rivera retratándolo en pelotas”. Así, no descarta que “si su audacia tiene éxito, el sucesor de Rubalcaba tal vez aparezca cualquier noche en Tu cara me suena. Disfrazado, claro está, de Felipe González”.

La exclusiva de Curri
Mención aparte merece la exclusiva que lanza Curri Valenzuela desde las páginas de Vocento. Según sus fuentes, “Sánchez ha saltado barreras no franqueadas por políticos españoles”, por lo que “en el PP se está llevando a cabo un casting de jóvenes promesas que tengan aptitudes”.