Primera sesión de control al Gobierno en el Congreso tras las vacaciones navideñas y el Ejecutivo y la oposición se han enfrentado con ganas renovadas a cuenta del anteproyecto de reforma de la ley del aborto. Y su principal valedor, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha dado la nota manifestando su temor a que el PSOE en el futuro legisle contra "una persona efectivamente nacida" con la misma postura, "profundamente egoísta", que, a su juicio, tiene ahora con los concebidos o no nacidos.

El ministro respondía así a las preguntas de la número dos del PSOE, Elena Valenciano, que le acusaba de no preocuparse de la vida de las víctimas de violencia machista y de añadir "sufrimiento a las mujeres" con la reforma de la ley del aborto.

Contra los nacidos
"No podemos tener una postura profundamente egoísta consistente en sólo valen mis derechos, porque si usted 'ese sólo lo mío' lo ejerce frente a un concebido o no nacido, quién me dice que después en otra legislación no lo va a intentar ejercer frente a una persona que efectivamente ha nacido", ha respondido el ministro de Justicia a la parlamentaria socialista. Para el ministro, el PSOE está "enganchado a un feroz individualismo, que pretende que su derecho no tenga límites y que se pueda ejercer al margen del concebido y del no nacido".

"Le va a costar muy caro"
Valenciano ha lamentado que Gallardón "la haya liado" con su reforma, ampliando "la brecha social que ya existe y añadiendo sufrimiento a las mujeres". "Nunca pensamos que llegaría tan lejos, pero su gusto por epatar le va a costar muy caro", ha dicho la parlamentaria socialista, quien ha opinado que el ministro de Justicia se encuentra atrapado "por una minoría" de su partido. Para Valenciano, la reforma del aborto ha causado un "gran lío" y constituye una gran afrenta a las mujeres que eran libres" hasta que llegó el PP al Gobierno.

Rajoy promete debate
Más discreto se ha mostrado el presidente del Gobierno, que ha acudido a los lugares comunes de siempre para evitar las preguntas de la diputada del BNG Olaia Fernández, que le planteaba retirar el anteproyecto de Gallardón. Mariano Rajoy ha asegurado que el texto "se va a someter a debate" y que "el Gobierno está dispuesto a hablar con usted y con todos aquellos que tengan una opinión en este asunto en el que sería bueno llegar a algún tipo de entendimiento para evitar que como se ha hecho en otras ocasiones se rompa unilateralmente el consenso".

"Yo no denigro sus posiciones"
Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno ha mantenido su habitual enfrentamiento con la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, quien le ha preguntado "por qué ningún miembro del gabinete ministerial" comparece para defender el texto, incidiendo en los enfrentamientos internos en el PP por la reforma. Sáenz de Santamaría ha vuelto a usar el "tú más", asegurando que ni todos los miembros del Grupo Socialista, ni todos los del PSOE están de acuerdo con la vigente ley aprobada por Bibiana Aído. "Hay otros ciudadanos y mujeres que no tienen por qué pensar igual que usted y pueden debatir. La diferencia entre usted y yo es que yo no denigro sus posiciones y sin embargo usted insulta a todos lo que no comparten la suya. Sólo desde el respeto se puede construir el consenso en este tema y en cualquier otro", le ha reprendido la vicepresidenta del Ejecutivo.

"Traición de género"
También ha habido rapapolvo a la ministra de Sanidad, Ana Mato, a quien se ha dejado al margen del texto para darle la autoridad al Ministerio de Justicia. La portavoz socialista de Igualdad, Carmen Montón, le ha acusado de perpetrar una "traición de género" por no protestar contra la reforma. "Me dirijo a usted como mujer pero también a sus compañeras de escaño: los varones, con v y con b, de su partido son los que están decidiendo sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas y ustedes se van a convertir en el brazo ejecutor que recorte la libertad de las mujeres", ha dicho Montón.