Sopa de cocido.

¿Con qué?

Un hueso de jamón serrano, un hueso de caña de ternera, cuarto de gallina, cuarto de garbanzos, tocino, fideos, un kilo de morcillo de ternera y sal.

¿Cómo?

En realidad estamos hablando de un cocido tradicional, lo he separado en dos platos para explicar cómo cuezo los diferentes elementos. En una olla exprés grande, con mucha agua, ponemos los garbanzos en un saco de malla cerrado, el hueso de jamón, el hueso de caña, el cuarto de gallina, el tocino y el morcillo. Cuando empieza a hervir retiramos la espuma y cerramos la olla y dejamos que cueza durante quince minutos, apagamos y esperamos a que enfríe para abrir. A la hora de preparar la sopa lo haremos con este caldo muy caliente, echando los fideos y dejando reposar después de hervir cinco minutos. Servimos bien caliente.

Cocido madrileño.

¿Con qué?

Un repollo, seis patatas, tres chorizos, tres morcillas, cuarto de pollo, dos tomates grandes maduros, una cebolla, aceite de oliva y sal.

¿Cómo?

En otra cazuela escaldamos el repollo cortado en tiras con agua y unas gotas de vinagre. Cuando empieza a hervir retiramos y escurrimos el agua, vertemos caldo de la olla exprés y añadimos las patatas peladas y enteras, el pollo y los chorizos y dejamos cocer quince minutos, añadimos las morcillas y esperamos diez minutos más. Entre tanto en una sartén ponemos dos cucharadas de aceite, sofreímos la cebolla cortada en dados y los tomates pelados y cortados en rodajas, hasta que todo esté convertido en una salsa de tomate bien ligada, salamos y pellizcamos de azúcar.

En una fuente grande colocamos todas las carnes, cortadas en trozos, y en otra todas las verduras, y el tomate en un cuenco; lo situamos todo en el centro de la mesa para que cada comensal se sirva.

Kiwis en rodajas.