Durante el verano aumentan las temperaturas y en muchas partes del mundo se vuelven muy altas. Pero en determinadas ocasiones el calor se puede volver extremo y durar varios días, es a este fenómeno al que se le denomina ola de calor. La ola de calor es un episodio de temperaturas anormalmente altas que se extiende durante días o semanas y que afecta a una parte importante de la geografía del país.

Según explica la Agencia Española de Meteorología (AEMET), no existe una definición única y precisa de este término, pero si detalla que se refiere a este fenómeno de altas temperaturas durante varios días que afecta a un extenso territorio. No hay una cifra concreta que tenga que superar el termómetro, un número exacto de días que tiene que durar o una extensión determinada de superficie afectada.

Aunque la AEMET considera una adecuada definición la siguiente: “Un episodio de al menos tres días consecutivos, en que como mínimo el 10% de las estaciones consideradas registran máximas por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000”.

Por qué se producen

Normalmente, en España, este fenómeno suele ocurrir entre el 15 de julio y el 15 de agosto porque es el periodo de más calor. Se producen debido a una masa de aire caliente que proviene de otro continente porque las ondulaciones atmosféricas se vuelven más amplias y estacionarias.

Con el cambio climático estos fenómenos se vuelven más intensos y frecuentes, ya que las variaciones en la atmósfera provoca que los fenómenos extremos se potencian.

Consejos para afrontar una ola de calor

Es importante tomar conciencia cuando las temperaturas son muy altas porque el calor puede afectar a la salud. Además de protegerse bien con crema solar hay que tomar otras recomendaciones para evitar que el cuerpo se deshidrate, entre otros problemas. Por eso, a continuación se detallan algunos consejos para afrontar una ola de calor:

  • Beber agua constantemente y evitar las bebidas azucaradas y con alcohol.
  • Evitar salir en las horas centrales del día y, especialmente, evitar hacer deporte durante este tiempo.
  • Evitar comidas copiosas y optar por comidas ligeras.
  • Usar ropa ligera y cómoda.
  • Bajar las persianas y abrir las ventanas durante la noche.