El Telescopio
Los esfuerzos para conseguir la igualdad en el campo de la ciencia se centran en las niñas y adolescentes. (Foto: L´Oréal España)
Los esfuerzos para conseguir la igualdad en el campo de la ciencia se centran en las niñas y adolescentes.
|
Fuente
:
L´Oréal España

¿Por qué las mujeres científicas son invisibles?

Empresas privadas como L´Oréal y organismos públicos como el CSIC desarrollan programas para acabar con la desigualdad en la ciencia y la tecnología

53
Dom, 11 Feb 2018

En plena vorágine de innovación en todos los sectores y ámbitos, todavía hay una asignatura pendiente que el ser humano arrastra desde que merece tal consideración, la desigualdad de género.

Precisamente, en estos tiempos de avances tecnológicos y científicos en los que se debería haber superado la diferencia entre hombres y mujeres, hoy se conmemora el Día  Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Dice la ONU que “la brecha de género en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas persiste desde hace años en todo el mundo” añadiendo que, para los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, “la ciencia y la igualdad de género son vitales”.

El último informe ‘Científicas en Cifras 2015’ revela que el número de investigadoras españolas supera la media europea. También que la cifra de mujeres con estudios universitarios ha aumentado. Hasta aquí las buenas noticias.

Las malas tienen que ver con el reparto por carreras. Ahí aparece esa desigualdad, en particular en los estudios englobados en las llamadas disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

Además de otras consideraciones, es prioritario que las empresas empujen para revertir esto. Es el caso de L´Oréal. Seguro que hay quien ve cierta paradoja entre su cometido comercial y la búsqueda de esa igualdad real.

Sin embargo, campañas como la iniciada hace unos meses (#Descubreconellas #Niñasenlaciencia) y, sobre todo, el proyecto For Woman in Science que desarrolla de la mano de la UNESCO que cumple en marzo 20 años (en España, se puso en marcha en el 2000), son toda una declaración de intenciones.

La base es la necesidad de dar más visibilidad a las mujeres científicas.

“La visibilización es fundamental”

Natalia González-Valdés es responsable de Comunicación y RSC y de For Woman in Science en España. Habla con pasión sobre este programa porque “me lo creo. Si no fuera así, no podríamos trabajar para lograr los objetivos perseguidos”.

Atiende a ELPLURAL.COM antes de participar en un debate centrado en este Día. “Si hoy vas por la calle y preguntas el nombre de una científica, en el mejor de los casos aparece Marie Curie, pero por desgracia la mayoría, ni siquiera”, de ahí que conseguir que se “visibilice a las científicas es fundamental”.

Es la meta de For Woman in Science, aunque tiene otras, como la de impulsar las vocaciones STEM o las becas y premios que concede el programa -“considerados como los Nobel para mujeres”-.

En el año 2015, la compañía impulsó y presentó un manifiesto bajo el lema de Cambia las Cifras, compuesto por 6 puntos que abordan, por ejemplo, de la presencia de mujeres en premios porque “hay galardones científicos en los que nunca ha sido premiada una mujer ¡cómo puede ser!”, exclama; o sobre el tratamiento que los medios de comunicación dan a estas mujeres.

A raíz de este documento empezaron a fijar como una de las prioridades el impulso de las vocaciones científico-tecnológicas entre las niñas y las adolescentes (es el sexto punto del manifiesto).

Aunque la mentalidad reinante puede inclinar la balanza hacia la desigualdad, González-Valdés tiene claro que “todo es cuestión de educación. O hay una transformación real desde ahí y se promueve que las niñas puedan hacer una carrera científica, que son capaces... o no se logrará”. Reconoce que L´Oréal “se vio en un primer momento bastante sola en esta pelea”; ahora otras empresas u organismos públicos, como el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), también están muy involucrados.

#EllasSonCSIC

La transformación es imparable y a ello responde la campaña lanzada desde el Centro y que concluye hoy. Bajo el hashtag #EllasSonCSIC, una vez más se persigue dar visibilidad a las mujeres que contribuyen a la ciencia.

También Girls in Tech España va en esta línea. Hace un tiempo, una de sus responsables decía a El Telescopio que “la idea es hacer lo que esté en nuestra mano para que haya más mujeres en lo que son las disciplinas STEM”, por ello centran parte de sus iniciativas en la educación y se preguntaba “¿por qué se asume que hay algunas carreras que son para hombres y otras para mujeres?”. Su conclusión, contundente: “Lo que interesa resolver es ¿cómo puedo lograr un 50% de cuota de mujeres en una empresa tecnológica si sólo tengo un 20% en la universidad?”.

Son cifras, pero siempre tienen nombres y apellidos... de mujer. Los pasos dados en el camino de la igualdad en el mundo de la ciencia y el I+D+i son importantes, pero queda demasiado por hacer.

En este siglo XXI, en plena era de la tecnología, con la modernidad desbordando, celebramos el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia desde que la ONU lo declaró en 2015.

La vista está puesta en el año 2030. Muchos lo ven lejano; otros con la realidad de que nos separan 12 años. El propósito es que la igualdad llegue a las STEM con el 50% de mujeres cursándolas. Es cuestión de voluntad, mentalidad y de ganas de cambiar las cosas. Quizás se cuestione el porcentaje por utópico. La responsable de For Woman in Science en España tiene claro que “si no nos ponemos objetivos ambiciosos, nunca vamos a conseguirlos”.