Tras la orden de un juez para no incinerar el cuerpo de José María Ruiz Mateos por una demanda de paternidad, lo que parece casi un 'culebrón' de telenovela ha mostrado un nuevo capítulo. Begoña, la única hija legítima del empresario que se había puesto en contacto de Adela Montes de Oca, su supuesta hermana secreta, ha decidido escribirle una carta ante la publicidad que ésta estaba dando al asunto.
"Querida Adela. Tuve conocimiento de tu existencia por primera vez el año pasado en los medios de comunicación. Desconozco si eres hija de mi padre. Lo desconozco! Te ruego que respetes la muerte de un ser querido como algo sagrado. No caigas en el error de buscar consuelo públicamente. No lo encontrarás. Evita seguir ensuciando su nombre y a la vez el de tu madre. No te dejes manipular! Quédate con el consuelo de que por fin le están cuidando y mimando infinitamente mejor de lo que nosotros todos hemos hecho aquí en la tierra. Era una persona única. Déjale descansar en paz".

Según recoge El Semanal Digital, la carta de Begoña Ruiz Mateos fue motivada tras las declaraciones de Adela y su madre, así como de su abogada Teresa Bueyes, en 13TV. En esta cadena, la letrada aseguró que, de no poder obtener el ADN de los restos del empresario, "no nos importa en absoluto que las pruebas se le practiquen a alguno de sus hijos".

Respuesta de Adela
Ante las demandas de su supuesta hermana, Adela respondió con la misma contundencia pidiendo respeto también para su causa:
"Querida Begoña, si quieres tener la certeza hazte la prueba de ADN voluntariamente y evita la vergüenza que para ti supone el espectáculo de tener que desenterrar a papa".

La abogada mete el dedo en la llaga
Pero lejos de acabar aquí el cruce de peticiones, también la abogada de Adela, Teresa Bueyes, quiso escribir a Begoña Ruiz Mateos y pedirle empatía con la situación de su cliente, así como recordandole todos los problemas que tiene su familia para ensuciar más el nombre de su padre con este asunto:
"Estimada Begoña RuizMateos: que afortunada has sido de no tener que litigar por ser reconocida como hija. Todo lo que se oculta y se reprime, se acaba manifestando. Es verdaderamente triste que tu padre se tuviese que esconder para besar a Adela por miedo a verse crucificado por su secta y sus legítimos hijos. También es triste que tu te tengas que esconder de tu sangre, pero más penoso es ver que entre tus tinieblas solo llegas al insulto y desprecio decadente. Adela no necesita el consuelo público porque el cariño ya lo recibe de su familia (no se puede decir de ti que no te dirigen la palabra desde hace años). Tampoco ensucia el nombre de vuestro padre (eso el resto de tus hermanos cada vez que cuando les pregunta el Fiscal en tantos casos de corrupción ocultan el mea culpa y apuntan a su padre pues ellos jamás sabían nada). Cuando hablas de que Adela ensucia el nombre de su madre deberías mirar como estaba la higiene de tu padre cuando miraba a la tuya a los ojos. Tu padre se disfrazaba de Superman para que nadie olvidase jamás la expropiación de su holding y Adela exige sus apellidos expoliados para que nadie se olvide del dinero estafado por tus queridos hermanos (siempre presuntamente que ya sabemos que vivimos en el Reino de los Fariseos). Dicho lo anterior, querida Begoña, solo espero que, por respeto al eterno descanso de tu padre, pases voluntariamente por el Instituto Nacional de Toxicología a hacerte la prueba de ADN. Show must go On".

De momento no se sabe si se realizará la prueba a José María Ruiz Mateos, si el juez obligará a alguno de sus hijos o si al final todo queda en nada. Lo que está claro es que el polémico empresario, hasta después de su fallecimiento, no deja de crear titulares.