El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha publicado un decálogo con recomendaciones para prevenir los daños derivados de las altas temperaturas, como beber agua o líquidos con frecuencia, reducir la actividad física en las horas de mayor calor y consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora.

Sanidad activó el pasado día 1 de junio el Plan Nacional de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas. Se trata de una iniciativa enmarcada en el Plan Verano que fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 14 de junio. Así, el plan permanece activo desde el 1 de junio hasta el próximo 15 de septiembre.

Relacionado Cómo usar el aire acondicionado del coche para ahorrar gasolina

El objetivo del Plan nacional es prevenir y mitigar los efectos negativos que el calor excesivo de la ola de calor que comienza el miércoles, y las que pueden darse a lo largo del verano, puede tener sobre la salud de los ciudadanos. Especialmente en los grupos de riesgo o más vulnerables, tales como personas mayores, mujeres gestantes, niños y enfermos crónicos, así como en las personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre.

1. Bebe agua o líquidos con frecuencia, aunque no se tenga sed.

Aunque se aconseja no abusar de las bebidas con cafeína, las bebidas alcohólicas o las que tienen grandes cantidades de azúcar, ya que pueden llevar a perder más líquido corporal en vez de hidratar.

2. Permanece en lugares frescos, climatizados o a la sombra.

Durante las horas más calurosas, de 12:00 a 17:00 horas, es mejor evitar la práctica de deportes al aire libre, así como reducir la actividad física hasta que disminuyan las temperaturas. 

3. Come ligero y guarda los medicamentos en un lugar fresco.

Las comidas ligeras ayudan a reponer las sales perdidas por el sudor: ensaladas, frutas, verduras, zumos, son los alimentos ideales para los días calurosos. También se aconseja que las medicinas se guarden en un lugar donde el calor no pueda alterar su composición y sus efectos.

4. Mantente informado de las predicciones de temperaturas.

Desde Sanidad ya han alertado con antelación a las autoridades sanitarias y a los ciudadanos para poder prevenir mejor las situaciones de riesgo. Además, el Ministerio publicará diariamente las predicciones de temperaturas de las diferentes comunidades y ciudades autónomas que habrá elaborado previamente la AEMET. 

5. Utiliza protección solar sobre todo en la cara

Durante la ola de calor que da comienzo este miércoles es aconsejable utilizar crema de protección alta si se va a realizar actividad física al aire libre o se va a permanecer al sol, ya que aumentas notablemente el riesgo de melanomas. Y en lugares más sensibles y expuestos como la piel de la cara y el cuello, se recomienda protegerla con crema solar de manera diaria y continuada.

6. Usa ropa ligera, holgada y que deje transpirar.

La forma de vestir será clave en los próximos cinco días: es aconsejable usar gafas de sol, gorros y gorras, ropa fina y transpirable, y calzado ligero, con el objetivo de no aumentar la temperatura corporal.

 

7. Se previsor, los días son más largos y por tanto, la ola de calor durará más.

Esta anomalía meteorológica supone que el factor de riesgo para la salud aumente de forma relevante. Siendo previsor o previsora en relación a la comida, la ropa, los métodos de transporte, la protección de la piel, la aclimatación del hogar, etc., se disminuyen los posibles efectos adversos que el calor puede provocar.

8. En el coche hay que estar lo justo y necesario

Es totalmente contraproducente para la salud el mantenerse en un vehículo estacionado y cerrado, más aún si se trata de personas especialmente vulnerables. Existe un gran riesgo de sufrir un golpe de calor.

9. Vayas donde vayas, lleva agua.

Ya sea acudir al trabajo, salir a montar en bici, ir a la biblioteca o visitar a tus familiares, se recomienda llevar siempre una botella de agua. Una acción muy sencilla que puede mejorar la sensación de fatiga, cansancio o malestar.  

10. Si te encuentras mal, ve directamente al médico.

Si a pesar de todos estos consejos tu situación de salud se agrava, lo más recomendable es consultar a un médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.