Como todos los años, el prestigioso medio Politico ha publicado su lista sobre los líderes mundiales que han triunfado o que han perdido durante este año 2017. Las elecciones en Francia o Alemania, el desafío independentista catalán, la revolución Trump o las negociaciones del Brexit han sido algunos de los principales acontecimientos que han marcado este año muy convulso en lo político y que deja muchas incógnitas abiertas para 2018.

LOS GANADORES DE 2017

Emmanuel Macron

El 7 de abril un joven político francés, desconocido para el resto de Europa, con un partido recién formado a su medida, ganaba la batalla a la ultraderecha de Marine Le Pen y se convertía en el líder de la UE más joven, título que pronto perdería.

En su primer año de Gobierno, Macron ha legislado a sus anchas gracias a un total control del Parlamento por parte de su partido. Pese a una revolucionaria reforma laboral en la historia de Francia y las protestas que ésta ha provocado, Macron ha conseguido mantener una aceptable popularidad y controlar a la opinión pública.

Además, Macron ha querido erigirse como el político baluarte de la Unión Europea moderna y abierta, presionando a Alemania y otros miembros para llevar a cabo reformas profundas en el proyecto europeo y frente a la visión proteccionista de Donald Trump.

También contra Donald Trump, el presidente francés ha querido posicionar a Francia como líder político en la lucha contra el cambio climático.

Sebastian Kurz

En octubre, con sólo 31 años, Sebastian Kurz ganaba las elecciones en Austria y destronaba a Macron como líder más joven de Europa. El carismático político se hizo cargo de su partido, el conservador ÖVP, y ganó en las urnas frenando también en este país a la ultraderecha, pese a que ha tenido que pactar con ella para formar gobierno.

Europeista, en este 2018 se ha marcado como objetivo dar un papel relevante a Austria en la Unió ante una Alemania en plena crisis política.

Donald Trump

No vamos a negarlo. Donald Trump se convirtió en enero, contra todo pronóstico, en nuevo presidente de Estados Unidos encarnando la antítesis de su antecesor en casi todos los temas.

Pese a las investigaciones sobre la trama rusa que supuestamente influyó en las elecciones, sus polémicas propuestas, su salida del Acuerdo de París sobre cambio climático, la crisis abierta por reconocer a Jerusalén capital de Israel y sus diarias salidas de tono en Twitter, lo cierto es que Trump ha mantenido, por lo menos durante este año, en control de su partido y el monopolio de la información política.

Además, Trump ha conseguido mantener la tendencia conservadora colocando a su candidato como nuevo juez de la Corte Suprema.  

Cecilia Malmström

[[{"fid":"73917","view_mode":"ancho_total","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström. EFE/Archivo","title":"La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström. EFE/Archivo","class":"img-responsive media-element file-ancho-total"}}]]

Puede que muchos no la conozcan, pero es la mujer del momento en la cúpula de la Unión Europea. Comisaria de Comercio en la Comisión Europea, ha abanderado el comercio internacional frente al Brexit y el proteccionismo de Trump para llevar a la Unión Europea a firmar dos mega-tratados con Canadá y Japón durante este 2017 y tener casi cerrado un nuevo con el bloque comercial de América Latina, Mercosur.

Sus retos para el año próximo es también cerrar acuerdos comerciales entre Europa, Australia y Nueva Zelanda.

Leo Varadkar

[[{"fid":"63652","view_mode":"ancho_total","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"Leo Varadkar, gay e hijo de un inmigrante indio y de madre irlandesa podría ser el próximo primer ministro irlandés con 38 años","title":"Leo Varadkar, gay e hijo de un inmigrante indio y de madre irlandesa podría ser el próximo primer ministro irlandés con 38 años","class":"img-responsive media-element file-ancho-total"}}]]

Por primera vez en la historia un hombre gay e hijo de un inmigrante indio se convirtió en primer ministro de Irlanda. Que en pleno siglo XXI pueda jurar cargo un homosexual como máximo representante público de un país, no debería de ser noticia. Pero lo es, y más si tenemos en cuenta que hasta hace sólo 24 años ser homosexual era un delito en Irlanda, que no se despenalizó hasta 1993.

Leo Varadkar ha tenido que hacer frente durante sus primeros meses de mandato a la pérdida de su viceprimer ministro en un escándalo de irregularidades y a una moción de censura del partido de oposición Fianna Fáil, del que depende su gobierno.

Andrej Babiš

[[{"fid":"73918","view_mode":"ancho_total","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"El millonario y político checo Andrej Babiš - EFE","title":"El millonario y político checo Andrej Babiš - EFE","class":"img-responsive media-element file-ancho-total"}}]]

Podría calificarse como el Trump europeo, aunque mucho menos conocido que el líder estadounidense. A pesar de sus problemas con la Justicia, el empresario Andrej Babis, líder de la populista Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO), ganó en octubre las elecciones legislativas en la República Checa con su discurso euroescéptico y antisistema.

Hasta que fue destituido el pasado mayo, Babis ejerció de viceprimer ministro y responsable de Finanzas en el Ejecutivo de coalición integrado por ANO, el socialdemócrata CSSD y el democristiano KDU. Apoya una narrativa contra la corrupción, el euro, los inmigrantes y el resto de los partidos políticos, a los que acusa de mantener un sistema corrupto.

De 63 años, Babis está siendo investigado por supuesto uso fraudulento de fondos europeos y delito fiscal, y el pasado septiembre perdió su inmunidad parlamentaria.

LOS PERDEDORES DE 2017

Carles Puigdemont

Si, ha conseguido contra las encuestas colocar a su partido como la segunda fuerza política, pero después de perder la presidencia de la Generalitat por la aplicación del artículo 155 y haber huido a Bruselas escapando de la justicia. Acaba el año y su futuro es más que incierto, ya que ERC ha dicho que no quiere un presidente por Skype y no parece que tenga ganas de ir a prisión.

Puigdemont se encuentra dentro de los políticos perdedores básicamente por su final de año ya que, echando la vista atrás, la mayoría de estos 12 meses le vinieron dorados dando el salto por sorpresa a la Generalitat y haberse convertido en el centro de atención mundial a finales de septiembre y principios de octubre por el desafío independentista y por el ‘regalo’ mediático para el ‘procés’ que fueron las escenas de violencia durante el 1O.

Mariano Rajoy

[[{"fid":"73055","view_mode":"ancho_total","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su escaño del Congreso. EFE/Archivo","title":"El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su escaño del Congreso. EFE/Archivo","class":"img-responsive media-element file-ancho-total"}}]]

Aunque se esfuerce en su balance de fin de año por lanzar un mensaje optimista, lo cierto es que Mariano Rajoy estaba deseando que acabase el año, con un final en el que ha resultado perdedor, no una, sino tres veces.

Las elecciones catalanas del 21D han relegado al PP a la última posición política, en el grupo mixto con la CUP y sin senadores, además, Rajoy ha perdido su apuesta con el 155 ya que el bloque independentista ha mantenido la mayoría absoluta en el Parlament. Y tercero, Ciudadanos, rival directo en el centro derecha, ha sido el partido más votado en Cataluña y podría dispararse en el resto de España.

Angela Merkel

La ‘dama de hierro’ europea no ha tenido su mejor año y a finales de 2017 aún no tiene asegurado su cuarto mandato después de haber perdido un importante número de votos en las elecciones de septiembre, en las que aguantó primera, y la negativa, en principio, de los socialdemócratas a reeditar la ‘gran coalición’. Por suerte, la ultraderecha se quedó como tercera fuerza, aunque entrando con paso fuerte en el Nundestag.

La canciller aún en funciones intentó crear la conocida como coalición Jamaica con liberales y verdes, pero fue imposible. Ahora parece que los socialistas están cediendo un poco para intentar acabar con un bloque en Alemania que es también un bloqueo en Europa cuando Macron ha pisado el acelerador de las reformas en la Unión.

Theresa May

Es difícil resumir el annus horribilis de la primera ministra británica, la que prometió un gobierno “fuerte y estable” ha seguido una senda de bandazos políticos, negaciones y aceptaciones, especialmente en lo referente al Brexit, sumado a los escándalos dentro de su Gobierno.

Su jugada convocando elecciones anticipadas para reforzarse ante las negociaciones con la Unión Europea le salió mal, con una campaña cercana y con soluciones, los laboristas subieron 31 escaños. May se vio forzada a formar gobierno en minoría con el apoyo del Partido Demócrata Unionista de Irlanda del Norte, aliado costoso y poco fiable.

Si bien terminó el año recibiendo halagos de sus colegas europeos por sobrevivir a todo esto y alcanzar un acuerdo entre Reino Unido y la UE, la mayoría diría que 2018 solo puede mejorar para May.

Martin Schulz

[[{"fid":"73915","view_mode":"ancho_total","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"El líder del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), Martin Schulz / EFE","title":"El líder del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), Martin Schulz / EFE","class":"img-responsive media-element file-ancho-total"}}]]

Tras los buenos datos de Jeremy Corbyn en Reino Unido, Martin Schulz se presentada como la esperanza para los socialistas en Alemania. Abandonando la presidencia del Parlamento Europeo entre aplausos y volviendo a su país con subidón en las encuestas, la alegría le duró poco.

Al final, Merkel y los conservadores se mantuvieron, pese a el bajón, en la primera fuerza política, y Schulz llegó a entregar el peor resultado de su partido en las elecciones nacionales. Al principio mantuvo que no negociaría una nueva gran coalición y que se quedarían en la oposición, pero, tras el bloque de meses en la política alemana, ha dado su brazo a torcer entrando en la negociación, de donde puede sacar algún conejo de la chistera para sus votantes.

Europa central y oriental

[[{"fid":"73914","view_mode":"ancho_total","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"El primer ministro esloveno, Miro Cerar (i), en una reunión con su homólogo croata, Andrej Plenkovic (d), durante su visita a Zagreb (Croacia) en diciembre de 2017. EFE/Archivo","title":"El primer ministro esloveno, Miro Cerar (i), en una reunión con su homólogo croata, Andrej Plenkovic (d), durante su visita a Zagreb (Croacia) en diciembre de 2017. EFE/Archivo","class":"img-responsive media-element file-ancho-total"}}]]

El primer ministro esloveno, Miro Cerar (i), en una reunión con su homólogo croata, Andrej Plenkovic (d), durante su visita a Zagreb (Croacia) en diciembre de 2017. EFE/Archivo

Así, en conjunto, aunque encabezados por Eslovaquia, ya que los miembros más jóvenes de la Unión Europea han visto frustradas sus pretensiones en el club europeo con el refuerzo del eje franco-alemán.

Además, Bratislava perdió la carrera por la Agencia Europea del Medicamento (así como Barcelona), pidiendo una gran institución europea llegase a los países del este, y su candidato a presidir el Eurogrupo también calló derrotado contra el portugués