Cristina Cifuentes anunció en marzo pasado una reforma integral del Hospital La Paz, uno de los centros de referencia del país, pero con serios problemas estructurales debido a su antigüedad. Según aseguró la entonces presidenta madrileña el pasado 7 de marzo, el proyecto iba a ser 100% público. El sindicato MATS, sin embargo, denuncia que hay un plan oculto para privatizar los servicios de las cocinas y almacenes, algo que desmiente la dirección del hospital.

Fuentes de la dirección del Hospital La Paz han asegurado a las preguntas de El Plural que “no se va a privatizar el servicio de hostelería ni la cocina” y que “el personal que realiza su trabajo” en esas dependencias seguirá siendo del centro”.

Un concurso de 31 millones de euros
El pasado 13 de marzo se publicó el concurso -independiente del que se convocará para la reforma integral-  para contratar un “Servicio Integral de Restauración, Construcción, Equipamiento y Mantenimiento del Edificio de Hostelería” por más de 31 millones de euros. La empresa concesionaria construirá con sus propios fondos un edificio que le pertenecerá, aunque esté en suelo público, con un coste de 11 millones de euros, durante los 15 años de la concesión.

La fecha de publicación de la licitación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid fue el 16 de marzo y el plazo para presentar las ofertas cerró el 30 de abril. La apertura de ofertas será este 9 de mayo, según los plazos hechos públicos por el Gobierno madrileño.

El hospital niega privatización
Según la versión del hospital, “el proyecto contempla la construcción de un edificio de cuatro plantas que dotaría al hospital de una cafetería para los usuarios y una cafetería para personal, servicios de los que carece el centro en la actualidad” y considera un logro que no requiera “dinero público”.

“Con la construcción de ese nuevo edificio el hospital dispondrá también del espacio de dos plantas, en una de las cuales se habilitará una sala multifunción para el centro hospitalario y en el sótano se construirá una nueva y moderna cocina de línea fría de preparación, que sustituirá las dos cocinas antiguas que tiene el hospital una en el Hospital General y otra en el Hospital Materno-Infantil”, explica la dirección del centro.

Las fuentes consultadas por El Plural insisten en que “la empresa adjudicataria no tiene nada que ver en la gestión de la nueva cocina”, porque ésta “seguirá dependiendo directamente de la dirección del hospital.

La empresa privada suministrará todos los víveres
Sin embargo, el contrato establece que a la empresa privada adjudicataria le corresponderá una concesión de la propiedad del edificio durante 15 años, las máquinas expendedoras de todo el hospital y de un centro de especialidades ubicado en Alcobendas y otros dos en otras zonas de Madrid, el comedor de guardia, y las cafeterías de personal y visitantes, además -y esto resulta lo más sensible- el suministro de víveres de todo el centro, en el que se incluyen los alimentos que se dan a los enfermos. Este servicio de suministro lo ofrecen ahora varios proveedores, entre los que se eligen los mejores productos.

La dirección del hospital defiende que "habrá un proveedor único en lugar de múltiples como hay ahora" y que este "
modelo de proveedor único es frecuente, hay muchos centros hospitalarios que lo tienen implantado. La calidad está garantizada ya que los productos están tipificados y mejora la planificación". 



Pliego de cláusulas del concurso con la concesión del suministro de víveres
La polémica Serunión, posible candidata

Según ha podido saber el sindicato MATS, la empresa que ha mostrado interés en este contrato es Serunión, que actualmente se ocupa del servicio de la cafetería del personal y las máquinas de vending.

Serunión ha sido muy cuestionada por la calidad del servicio que ofrece en comedores públicos en Castilla y León, incluidos colegios, y en el hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. De hecho el Ayuntamiento de Logroño prohibió su contratación después de que se detectara en las comidas, en diferentes momentos y lugares, una peligrosa bacteria (Listeria Monocytogenes), un trozo de cristal, madera, una tuerca y gorgojos.

Según datos del sindicato MATS, Serunión participa en 23 contratos en la Comunidad de Madrid, cuatro de ellos en el Hospital La Paz.

“El Gobierno madrileño tiene prisa en la privatización”

Mats cree que es “una privatización” disfrazada y que el Gobierno madrileño tiene “prisa” en ejecutarlo a un año de las elecciones regionales, lo que se demostraría, según afirma este sindicato, con el hecho de que la construcción del edificio de hostelería se ha separado del plan integral de reforma del hospital.

Un plan ideado en 2014

“Cifuentes mintió cuando dijo que la reforma del hospital sería 100% pública. Hemos comprobado que los planos de la privatización de las cocinas tienen fecha de febrero de 2014”, señalan fuentes del sindicato a este diario.

“Hace cuatro años que dijeron a los trabajadores de las cocinas que se privatizaban, pero las movilizaciones lo pararon. Ahora que les queda poco tiempo hasta las elecciones, tienen prisa”, añaden las mismas fuentes.


Los almacenes no aparecen en el plan de reforma
Mats también desconfía del traslado de los almacenes a una zona ajena al hospital. Las fuentes de la dirección del centro, que niegan de manera tajante un intento de privatización, alegan que es lógica porque “esa parte del edificio será derruida” y que será una externalización “temporal”. El sindicato replica que en “el proyecto anunciado por Cristina Cifuentes el 7 de marzo pasado no se incluye un espacio para los almacenes”. MASTS ha revisado de forma detallada todo lo publicado sobre el proyecto y “no se incluyen los almacenes”.

El sindicato cuestiona que se vayan a dedicar fondos públicos para el alquiler de un espacio para los almacenes cuando aún no se ha convocado el concurso público para el diseño de la reforma. Las fuentes consultadas recuerdan la experiencia anterior de la reforma del Hospital Puerta de Hierro, que concluyó con “casi la totalidad de sus servicios privatizados”.