Cuando pensábamos que Alberto Núñez Feijóo, candidato a la Xunta del PP, había puesto el broche de oro a su campaña electoral con la aparición de su amigo narcotraficante en los Bahamas Leaks, el pupilo de Mariano Rajoy nos sorprende y va un poco más allá. Ahora, la Junta Electoral de la zona de Ribadavia ha abierto un expediente a diez altos cargos populares por vulnerar la Ley Electoral, entre ellos, al propio Feijóo.

El PSdeG ha sido el que ha interpuesto la denuncia por violar, concretamente, el artículo 50.2 de la norma en cuestión. Esta ley señala que el partido gobernante no podrá romper la neutralidad, por lo que prohíbe utilizar actos financiados u organizados directa o indirectamente por la Administración para realzar sus logros y orientar el voto a su favor, y el PP ha utilizado espacios sufragados con dinero público para medio para promocionarse.

De entre los expedientados destacan el propio candidato, Alberto Núñez Feijóo; la cabeza de lista de Ourense, Marisol Díaz; el portavoz, diputado y secretario del PP de Oruense, Miguel Tellado; y el famoso imputado por acoso sexual, José Manuel Baltar –presidente del PP y de la Diputación de Ourense. A estos, se le unen otros cinco señalados: el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, junto al diputado César Fernández Gil y el secretario general y portavoz del PPdeG, Miguel Santalices.

Los damnificados podrían recibir sanciones económicas de entre 300 y 3.000 euros

El PSdeG ha asegurado, en unos documentos a los que ha tenido acceso ELPLURAL.COM, que los actos que ellos señalan (como una colocación de monolitos de Baltar) son “solo son unas pocas de las escogidas entre las numerosas infracciones y atropellos que cometen los dirigentes del PP en cada proceso electoral. Asimismo, ha aseverado que “hay que luchar por la calidad democrática y por las libertades democráticas”, y eso es precisamente lo que han hecho presentando hasta cinco demandas.