Las formaciones políticas más nuevas coinciden en cargar contra los dos grandes partidos por sus ‘vicios’, pero algunas de ellas tardan poco en repetir los patrones. Mientras UPyD está inmersa en una guerra interna y acusaciones de “prácticas autoritarias”, en VOX, fundado por los expopulares Alejo Vidal-Quadras, Santiago Abascal y José Antonio Ortega Lara, y situado ideológicamente a la derecha del PP, una de sus dirigentes ha denunciado a su presidente en funciones, José Luis González Quirós, por lucrarse a costa del partido.

58.000 euros en cinco meses
Cristina Seguí, miembro del Comité Ejecutivo Nacional de Vox,  ha sido quien ha denunciado que González Quirós ha facturado más de 58.000 euros al partido, en cinco meses, a través de la consultoría Mind & Matters, que pertenece a él y a su hijo.

Tras una entrevista de Seguí en Interviú
La denuncia de Seguí, difundida por El Mundo, llega después de que esta dirigente de VOX recibiera críticas de parte del entorno de su partido por conceder una entrevista a la revista Interviú, publicada el lunes pasado, en la que, además, de opiniones políticas, Seguí contestaba sobre aspectos más picantes, como:  "el sitio más raro donde lo he hecho es en un avión". Según explicó, la intranet de VOX se llenó de mensajes que la tildaban de “prostituta” y cuestionaban su moralidad.



Un sueldo de 5.000 euros al mes
La dirigente de VOX asegura que conoció en una reunión del Comité Ejecutivo Nacional que González Quirós cobraba un sueldo del partido: “5.000 euros” y que facturaba desde su consultoría. En su blog respondió a los ataques contra ella que “el verdadero peligro en Vox no es el de una mujer que aparece en Interviú, una entrevista en absoluto reprochable, el verdadero peligro en Vox es un presidente provisional orquestando maniobras de destrucción de su propio partido mientras lo dilapida facturando 11.670,50 euros al mes a través de su empresa”. Seguí denunció ,además,  la concesión de un contrato al hijo de José Luis González Quirós para que gestione la web de VOX, un trabajo por el que podía llegar a cobrar “cerca de 2.000 euros”.

Guerra de poder
La dirigente de VOX habla, por otra parte, de abuso de poder desde la dirección y “ataques” contra afiliados "cuando las propuestas que sugerían no eran de su gusto”. Las descalificaciones contra ella llegaron precisamente, según su denuncia, de un sector afín a González Quirós y Alejo Vidal-Quadras, que actúan “contra los que apoyamos a Santiago Abascal”, secretario general del partido y contra quien, según Seguí, hay “presiones internas” para retarle peso dentro de la organización.

Seguí espera que Santiago Abascal gane la votación del próximo 20 de septiembre, cuando VOX elegirá a su nuevo presidente. Como se ve, la lucha de poder dentro de la formación ya está en marcha.