Política
Los diputados de Unidos Podemos, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Pablo Iglesias, de izda a dcha, en el Congreso de los Diputados. EFE/Archivo
Los diputados de Unidos Podemos, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Pablo Iglesias, de izda a dcha, en el Congreso de los Diputados
|
Fuente
:
EFE

La intrahistoria del documento de Bescansa que reabrió las heridas entre Errejón e Iglesias

Un presunto acuerdo pone en jaque a Podemos. ¿Qué es cierto y qué no lo es?

77
Jue, 19 Abr 2018

El silencio se ha adueñado de Podemos después de un 18 de abril que pasará a la historia del partido como la fecha en la que todo estalló por los aires. Carolina Bescansa difundió erróneamente a través de su canal de Telegram un documento que incluía una propuesta para Íñigo Errejón: la diputada sería su número dos para Madrid 2019 a cambio de que el exportavoz la apoyara en unas primarias generales para destronar a Pablo Iglesias. Rápidamente corrieron caudalosos ríos de tinta. Bescansa alegó que era “un borrador que yo no había revisado” y Errejón lo calificó de “delirante e indignante”. Pero, ¿cuál es la verdadera historia de los presuntos fueros de Bescansa para derrocar al secretario general y controlar Podemos?

Su contenido

Según el documento interno, la diputada morada sería la número dos para las elecciones a la Comunidad de Madrid en el año 2019 a cambio de que el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político se comprometiera a apoyarla de cara a unas futuras primarias nacionales para ser candidata a los próximos comicios generales.

Errejón mantuvo contactos con Bescansa para ofrecerla ser su número dos por Madrid 2019, pero nada más. Desconocía el documento filtrado

Según rezaba el punto dos del documento, “este acuerdo es vinculante para la formación de la lista para competir en las elecciones primarias de Podemos en la CAM y también para la conformación de la lista para competir en las futuras elecciones primarias de Podemos de cara a las elecciones generales y en el futuro proceso electivo a la secretaría general del partido”.

Se incluía también una cláusula para que Bescansa lidere el discurso a nivel nacional y Errejón a nivel regional, y ambos confluirían en un discurso coherente para liderar la formación. La propuesta era tan avanzada que incluso establecía que “los equipos de apoyo a la candidatura trabajarán de manera mancomunada” pero “dada la actual desigualdad de recursos entre ambos, el equipo de Íñigo Errejón proporcionará apoyo reforzado a Carolina Bescansa.

La pregunta es: ¿Este documento era un acuerdo o, siquiera, una propuesta?

“Sí hubo contactos”

Según ha podido confirmar El Plural, sí que existieron negociaciones entre Errejón y Bescansa que, tal y como ha expuesto el propio exportavoz, cristalizaron en el ofrecimiento a la diputada morada de ser número dos por Madrid. No obstante, fuentes internas aseguran que “no conocíamos ese documento” y su contenido no era ni mucho menos el objeto de las negociaciones, ya que la propuesta del futuro candidato regional se limitaba a la inclusión en la lista como su mano derecha. Además, matizan que “no se trata de derrocar a Pablo”, sino de competir como ya se hizo en Vistalegre II, de manera virtuosa y sana.

De aquellos polvos, estos lodos

Ya en Vistalegre II, junto con Nacho Álvarez, decidió no concurrir en ninguna de las listas, ni la pablista ni la errejonista. Además, protagonizó un tenso episodio con Irene Montero y el propio secretario general por unas declaraciones sobre Cataluña, hasta tal punto, que fue sustituida de la Comisión Constitucional. Su sillón fue ocupado por la portavoz parlamentaria en el Congreso de los Diputados.

Bescansa reprochó a la cúpula que su formación no tenga "un proyecto político para España" en pleno desafío independentista en Cataluña. "A mí me gustaría un Podemos que le hablase más a España y a los españoles y no solo a los independentistas", lamentó en los pasillos del Congreso. Unas palabras que rápidamente recibieron respuesta de Montero, quien restó importancia al relevo en el seno de la Comisión Constitucional y sugirió que los debates se generen en los órganos internos del partido, que es "donde corresponde" y donde quieren que se hagan estas cosas los inscritos de Podemos, en lugar de polemizar en los medios de comunicación.

Errejón dice que la propuesta es "delirante e indignante". Su equipo cree que lastrará su candidatura

Según explicaron fuentes internas a este periódico, Bescansa estaría más cerca de la línea estratégica de Errejón que de Iglesias, pero por fidelidad, prefirió mantenerse al margen de la batalla fratricida en Vistalegre II.

Silencio sepulcral

Tras la ciclogénesis del 18 de abril, el mutismo se ha adueñado de la formación. Errejón confesó que desconocía el documento, que es “delirante e indignante”, “deplorable en todo punto”, “muy grave” y “fuera de lugar”. Por su parte, Bescansa ha comunicado que rechaza ser la dos por Madrid porque podría perjudicar a la candidatura y al partido. Pero las voces que se esperan son las de la dirección nacional. Pero ni Pablo Iglesias ni Irene Montero (ni nadie de Podemos) tiene previsto intervenir: “No hay intervenciones previstas en medios”.

Prisas y filtraciones

Las presuntas irregularidades del Máster de Cifuentes precipitaron el calendario de Podemos en la Comunidad de Madrid. Desde que Pablo IglesiasÍñigo Errejón pactaron la candidatura del segundo para los comicios autonómicos de 2019, se ha dado por sentado que el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político sería el cabeza de lista. Pero lo que se preveía una alfombra roja se ha tornado en vía crucis. El secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, convocó al Consejo Ciudadano Autonómico el pasado miércoles para adelantar los tiempos y celebrar, a la mayor celeridad posible (primera semana de mayo), el proceso interno para proclamar a Errejón como candidato oficial.

Este cambio de plantes sobre el terreno disgustó al futuro candidato, quien ha admitido que “me hubieran gustado otros plazos” pero asume el mandato de “ganar la Comunidad de Madrid”. Pero Errejón no solo tiene que hacer frente al cronómetro, sino también a presuntas informaciones adulteras.

Fuentes internas cercanas al equipo de Errejón aseguran que, entre semejante maremágnum de informaciones que han trascendido en estos días, varias son “falsas” o contienen ingentes inexactitudes, y atribuyen a afines a Espinar las filtraciones adulteradas.


Espinar niega que se estén filtrando noticias falsas para boicotear a Errejón


El Plural ha contactado con el entorno del secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, que desmiente categóricamente que estén filtrando informaciones falsas para boicotear la candidatura de Errejón. Aseguran que “es más una cuestión de medios que de alguien del equipo de Espinar” y, en este sentido, “no cuestiono lo que se ha publicado porque los periodistas tenéis un compromiso con ser objetivo y neutro”, y sentencian: “Han sido muchos medios los que lo han recogido, precisamente porque es verdad”, y añaden, “quiere tener la firma para luego poder decir las siglas que van a ser, decidir si esta confluencia sí o esta no…”.

El cisma pone de manifiesto que las heridas de Vistalegre II no sanaron. Los apósitos parecían funcionar, pero Podemos continúa sangrando. El perjudicado de la jornada es, sin duda, Íñigo Errejón, cuyo equipo lamenta a este diario que “no hemos empezado con buen pie”. Eso sí, subrayan que “con la salvedad de las últimas horas, vemos bien a Íñigo” y “tenemos muchas ganas”. ¿Qué opinará Pablo Iglesias?

 

Adrián Lardiez es redactor de El Plural