Tres décadas de existencia merecían una mejor celebración. Una gala insípida y aburrido, rozando en algunos momentos el ridículo, no ha sido el mejor regalo para la trayectoria de los Goya. Truman, con cinco premios, ha sido la triunfadora de la noche, seguida de Nadie quiere la noche, con cuatro. La novia se conforma con dos, cuando era la más nominada. Natalia de Molina da la sorpresa y se impone como mejor actriz. Premios repartidos pero Cesc Gay consigue imponerse como se pronosticaba.




Todo va a gustos, pero posiblemente una de las peores galas que se recuerdan en tiempo, con algunos momentos buenos pero, en general, aburrida, lenta y sin gracia. Los números musicales ridículos y los chistes de Rovira intermitentes. Una gala que celebra sus 30 años de existencia merecía algo más. Chistes muy fáciles recurriendo a tópicos chuscos, algunos políticos con cierta incisión, pero en general todo ha sido convencional y rutinario. Ha habido pullas contra Montoro y Rajoy; chistes con los representantes de los partidos políticos presente en la sala. Momento nostálgico con la entrega a Mariano Ozores del Goya de Honor -premio más que discutible- y una Tamborada en homenaje al gran Lusi Buñuel. La atónita presencia de Tim Robbins y Juliette Binoche y Elvira Lindo y Mario Vargas Llosa entregando dos premios.




En cuanto a los premios, Truman se convirtió en la película de la noche para los académicos y, por tanto, del año. Mejor Película, Mejor Dirección, Guión, Mejor Actor para Ricardo Darín y Actor Secundario para Javier Cámara.

La novia ha sido en muchos aspectos la gran derrotada con dos premios, Mejor actriz secundaria y mejor fotografía.A cambio de nada ha conseguido mejor director novel y mejor actor novel. Por su parte, una de las sorpresas de la noche ha sido el Goya a la mejor actriz principal, para Natalia de Molina por Techo y comida, porque aunque haya sido muy aplaudida Inma Cuesta era la favorita… El guión adaptado, que también parecía para La novia, ha recaído en Fernando León por Un día perfecto.Nadie quiere la noche ha logrado cuatro goyas. Anacleto se ha alzado con otro, El desconocidocon dos y Palmeras en la nieve, otros dos. Irene Escolar consigue el Goya como Mejor Actriz Revelación por Un otoño sin Berlín.

La lista de ganadores:

MEJOR PELÍCULA
'
Truman'

MEJOR DIRECCIÓN
Cesc Gay, por 'Truman'

Mejor dirección novel
Daniel Guzmán, por 'A cambio de nada'

Mejor actriz
Natalia de Molina, por 'Techo y comida'

Mejor actor
Ricardo Darín, por 'Truman'

Mejor actriz de reparto
Luisa Gavasa, por 'La novia'

Mejor actor de reparto
Javier Cámara, por 'Truman'

Mejor actriz revelación
Irene Escolar, por 'Un otoño sin Berlín'

Mejor actor revelación
Miguel Herrán, por 'A cambio de nada'

Mejor guión original
Cesc Gay y Tomàs Aragay, por 'Truman'

Mejor guión adaptado
Fernando León de Aranoa, por 'Un día perfecto'

Mejor música original
Lucas Vidal, por 'Nadie quiere la noche'

Mejor canción original
'Palmeras en la nieve', de Lucas Vidal y Pablo Alborán, para 'Palmeras en la nieve'

Mejor dirección de producción
Marta Miró y Andrés Santana, por 'Nadie quiere la noche'

Mejor montaje
Jorge Coira, por 'El desconocido'

Mejor sonido
David Machado, Jaime Fernández y Nacho Arenas, por 'El desconocido'

Mejor dirección de fotografía
Miguel Ángel Amoedo, por 'La novia'

Mejor dirección artística
Antón Laguna, por 'Palmeras en la nieve'

Mejor diseño de vestuario
Clara Bilbao, por 'Nadie quiere la noche'

Mejor maquillaje y peluquería
Sylvie Imbert, Pablo Perona y Paco Rodríguez H. , por 'Nadie quiere la noche'

Mejores efectos especiales
Lluís Rivera y Lluís Castells, por 'Anacleto: agente secreto'

Mejor película europea
'Mustang', de Deniz Gamze Ergüven

Mejor película iberoamericana
'El clan', de Pablo Trapero (Argentina)

Mejor documental
'Sueños de sal'

Mejor película de animación
- 'Atrapa la bandera'

Mejor cortometraje de ficción
'El corredor', de José Luis Montesinos

Mejor cortometraje documental
- 'Hijos de la tierra', de Axel O'Mill Tubau y Patxi Uriz Domezáin

Mejor cortometraje de animación
'
Alike', de Rafael Cano Méndez y Daniel Martínez Lara