Bankia obtuvo en 2015 un beneficio neto de 1.040 millones de euros, un 39,2% más que el año anterior y además la entidad cumplió los objetivos del plan estratégico, según un comunicado de prensa. Al mismo tiempo que se hacían públicos los resultados, Bankia se disparaba en bolsa y llegó a subir un 8%. El resultado de la matriz de Bankia, BFA, el beneficio ascendió a 1.597 millones de euros, casi cuatro veces más que en 2014.

Mil millones para litigios
Los resultados de Bankia reflejan un considerable aumento de beneficios a pesar de que se ha dotado de 1.060 millones para cubrir las posibles responsabilidades derivadas de los procesos judiciales de reclamaciones sobre su salida a bolsa. la dirección de la entidad estima que es una cantidad muy superior a los 800 millones que se estiman que tendrían que abonar si perdiera todos los litigios en marcha.

Si se desglosan algunos datos se pone de manifiesto que el margen de intereses ascendió a 2.740 millones, un 6,4% menos que en 2015. Los ingresos por comisiones fueron de 938 millones, un 1% menos, los ingresos bancarios vía intereses y comisiones ascendieron a 3.678 millones y los gastos de explotación bajaron un 4,7% en tasa interanual.

Objetivos cumplidos
En el comunicado de prensa, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, destaca que la entidad ha sido capaz de cumplir sus objetivos y que puede elevar el dividendo un 50% porque es un banco "muy sólido, muy solvente y muy rentable". Además de elevar el dividendo a accionistas, Gorigolzarri señala que continúa la devolución de ayudas al Estado, que recibirá ahora 200 millones de euros.

El presidente señala que "esta fortaleza es la que nos lleva a afrontar con serenidad los retos futuros, con la plena confianza de que Bankia tiene las capacidades para ser el mejor banco comercial de España".