Uno de los pilotos del avión que el martes se estrelló en Francia estaba fuera de la cabina y nunca pudo conseguir entrar en ella, según informó al diario estadounidense The New York Times una fuente militar que participa en la investigación de la tragedia, en la que han muerto 150 personas, entre ellas 51 españoles. La agencia France Presse ha confirmado la información.

"Nunca hubo una respuesta"
La fuente, no identificada por el diario, dijo que, según las grabaciones de audio conocidas, uno de los pilotos del avión de Germanwings que había salido de la cabina llamó a la puerta para reingresar, pero "nunca hubo una respuesta".

Intentó echar abajo la puerta
"Se puede escuchar que está intentando echar abajo la puerta", dijo el investigador sobre los momentos previos a que el avión, que había despegado de Barcelona, se estrellara en los Alpes franceses, indica el Times en la nota, fechada en París.

Los investigadores informaron que se ha podido recuperar la grabación sonora de lo sucedido en la cabina antes de que el avión se estrellara, y esperan recuperar una segunda caja que registra los parámetros técnicos.

Los pilotos habían mantenido una conversación normal antes
La información de la edición digital del citado diario, de la que se han hecho eco otros medios estadounidenses, como la CNN, sostiene que antes del percance se oye una conversación normal entre los pilotos en la primera parte del vuelo. Pero uno de ellos abandona después la cabina, y posteriormente, desde afuera, "comienza a tocar ligeramente la puerta, pero no hay respuesta, y entonces golpea la puerta más fuerte y no hay respuesta".

No hubo señal de alarma
Se desconoce, sin embargo, por qué uno de los pilotos salió de la cabina y la razón por la cual su compañero que había quedado dentro no abrió la puerta. La aeronave, un Airbus A320, no dio señales de alarma a los controladores aéreos. La investigación de la catástrofe puede llevar semanas o meses, según dijeron hoy los encargados de las pesquisas.