Sociedad
Acceso a dependencias judiciales del furgón donde se encuentran los miembros de 'La Manada' - EFE
Acceso a dependencias judiciales del furgón donde se encuentran los miembros de 'La Manada'
|
Fuente
:
EFE

'La Manada' pide "que se haga justicia" y se declaran “inocentes”

Termina el juicio de la presunta violación en grupo de los Sanfermines en 2016 y queda visto para sentencia mientras la defensa habla de "cacería"

Mar, 28 Nov 2017

"Al igual que mis amigos me declaro inocente y confío en esta sala. Que se haga justicia". Con estas palabras, ha terminado el juicio de La Manada en el que se juzga la presunta violación en grupo a una chica de 18 años en los Sanfermines de 2016.

Las palabras las ha pronunciado Antonio Jesús Cabezuelo, el militar del grupo de cinco chicos sentados en el banquillo de los acusados que, haciendo uso de su último turno de palabra, han vuelto a repetir que son inocentes.

"Se declara este juicio visto para sentencia. Pueden abandonar la sala", ha dicho el portavoz del tribunal tras dos semanas de juicio, doce jornadas, en los que La Manada ha intentado probar que la joven consintió las relaciones con los cinco hombres; mientras que las pruebas de la acusación y los peritos hablan de “violencia” y violación.

"Sólo quiero decir que me declaro inocente, que confío en la justicia de este país", ha añadido José Ángel Prenda, más conocido como El Prenda y líder de esta particular manada.

Además, el Guardia Civil del grupo que pasa sus días de prisión preventiva en la cárcel militar de Alcalá de Henares, en Madrid, ha pedido disculpas a la joven, pero no por la violaciónor quitarle el móvil a la chica. "Decir que me arrepiento del hurto del móvil. Pido perdón públicamente y de los demás delitos que se me acusan, soy inocente y confío plenamente en la sala".

La defensa habla de “cacería"

Agustín Martínez Becerra, abogado de tres de los acusados, ha sido una de las figuras más polémicas de este juicio. Durante todas las jornadas ha defendido que la joven no fue violada, sino que consintió las relaciones y que, si denunció, fue porque sabía que la habían grabado y no quería que ese video pudiera ser visto por otras personas o por su círculo más cercano.

Este martes, ha dicho que las verdaderas víctimas son los acusados pues han vivido, en su opinión, un juicio paralelo sin precedentes. "El 7 de julio de 2016, tras una escueta denuncia, comenzó un procedimiento penal. Ese día se inició un juicio paralelo en calles, mercados, medios de comunicación, incluso parlamentos y centros de poder. Como un río fue incrementando su caudal y en él se fueron volcando aguas turbias", ha dicho.

Este abogado defiende a El Prenda (en 2011 fue condenado a dos años de cárcel por robo con fuerza), Ángel Boza Florido (que cuenta con antecedentes por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas) y Jesús Escudero Domínguez, ha pedido la absolución de los acusados.

 

Natalia Castro es redactora de El Plural