El repaso se puede empezar en Madrid. En la capital, la ‘popular’ Ana Botella acudió a visitar la capilla de la Virgen de La Paloma. Allí, como les contamos en ELPLURAL.COM, los bomberos la recibieron entre abucheos y con pasquines y pancartas en los que se leían mensajes como “mientras no haya justicia para el pueblo no habrá paz para los políticos” o “la lucha continúa y los motivos aumentan”.

Petición y cañitas
La alcaldesa y sus acompañantes no se detuvieron a hablar con los bomberos, ni a recoger los pasquines que les ofrecían.  Quizás por la urgencia del mensaje que llevaban.., precisamente buscando el bien de quienes fueran la increpaban por cómo les trata. Y es que una vez dentro del templo, la señora Botella se entregó al misterio de la fe y con fervor pidió a María lo que ella, a pesar de llevar el nombre de su madre, Ana, no parece estar en condiciones de facilitar: Virgen de la Paloma tráenos empleo, rogó la alcaldesa.

Y una vez hecho esto, emulando a su antecesor, se dirigió a una cervecería cercana a tomar unas cañas con su compañía. Eso sí, para llegar y salir del bar necesitó no un ejército de ángeles, sino un buen número de miembros de la Policía Nacional y de  ‘su’ policía Local.

“El 2013 será tremendo”
También echó mano al fervor religioso el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna. Pero en su caso no a la Virgen de la Paloma, que allí le tienen menos fe, sino a la versión Virgen de Begoña. El alcalde ‘peneuvista’ debió acudir a la Virgen con mucho temor, porque en el pregón advirtió que aunque él ya lo viene diciendo, a pesar de que haya gente que no le hace caso, “el año 2013 será tremendo, y tendremos que hacer muchos esfuerzos, muchos sacrificios y va a hacer falta gente de hierro y de acero para aguantar la que nos viene”. O sea, ¡la virgen!

Tan dura debe ver la situación el alcalde Azkuna que, en un mensaje que de alguna forma recordaba al edil que retrató Berlanga en Bienvenido Mr. Marshall, dijo que "los que somos creyentes, seguimos creyendo que (la Virgen) nos puede echar una mano y falta nos hará". Eso sí, a la hora de recordar quién tendrá que sudar para salir adelante, fue menos místico, y advirtió que "no sólo los políticos, toda la sociedad va a tener que hacer un esfuerzo tremendo".

“Esperanza y unión”
Al alcalde de Toledo, el socialista Emiliano García-Page, también le atravesó la vena mística. En este caso durante la celebración de la Virgen del Sagrario. "Esperanza y unión" ante los momentos de difícil situación económica y social que atraviesa España, pidió García-Page a la Patrona de Toledo.

Aunque luego recordó que no todo es rezar, y que más valía que la gente se pusiera también a ello, porque "en los momentos de dificultad, ante la crisis social y económica, el espíritu de solidaridad es necesario para que haya unidad”. Y subrayó: “Llegaremos mejor a combatir la crisis juntos, que si vamos cada uno por un lado".

Fervor marianista
Pero el ataque de fervor marianista (de Maria, no de Mariano Rajoy) no fue cosa sólo de alcaldes. Aunque no han trascendido sus peticiones, otros políticos han participado en numerosos actos religiosos.

Por ejemplo, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, que ha asistido en Candelaria (Tenerife) a la solemne eucaristía y procesión de Nuestra Señora de Candelaria, en un acto en el que han estado presentes algunos de los afectados por los incendios que asolan a las islas.

Además, el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha participado en Selaya en los actos organizados con motivo de la festividad de la Virgen de Valvanuz, patrona del la comarca Pas-Pisueña, y el presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, ha asistido a la procesión de la Virgen de los Reyes.

El alcalde de Almonte, José Antonio Domínguez, también ha acudido a la Procesión de la Virgen del Rocío y el secretario general del Partido Socialista de Castilla y León (PSCyL), Julio Villarrubia, a los actos religiosos de celebración de las fiestas de la Virgen y San Roque en Villamuriel de Cerrato (Palencia), entre otros.