El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha abandonado Madrid para evitar la “berrea electoral” que se respira en la capital del reino, con la pugna a cara de perro para entrar en las apretadas listas de los comicios del 20 de diciembre, y ha decidido pasar parte del puente en Los Quintos de Mora, finca propiedad de Patrimonio Nacional usada por el Rey emérito para cazar y por todos los presidentes españoles de la democracia, y a la que George Bush Jr. bautizó con el sobrenombre de el “rancho de Ansar”, en clara referencia a José María Aznar, con quien el recién elegido presidente norteamericano y amigo de hacer la guerra pasó unos días en la primavera de 2001. Pues bien, Rajoy se ha sacado de la manga, aprovechando su actual sobreexposición mediática, un encuentro con jóvenes y una visita a una almazara de la vecina localidad de Mora para mitinear a un grupo de chavales que le esperaba en la casa de la cultura y donde no ha estado presente la secretaria general y presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal. Una vez cumplido con el pretexto, el presidente ha puesto rumbo a la extraordinaria finca de los Montes de Toledo, según fuentes consultadas por este medio, donde aquí sí berrean ciervos en busca de pareja, y cuanto más potente es el bramido y más alto, mejor.



¿Dónde estaba Cospedal?
Mariano Rajoy ha convertido Los Quintos de Mora en su segunda residencia, como lo hizo Aznar, y no son pocos los fines de semana que pasa en estos bellos parajes toledanos en compañía de su mujer y sus hijos. Sin embargo, en esta ocasión llama la atención que Cospedal no haya salido a su encuentro, como sí lo han hecho los principales líderes del partido en Castilla-La Mancha, con su secretario general a la cabeza, Vicente Tirado, y del presidente provincial del PP, Arturo García-Tizón, aunque ambos han estado distantes, lejos de los focos, como atendiendo alguna extraña consigna, y han preferido dejar el protagonismo al alcalde de Mora, Emilio Bravo, un peso pesado de los “populares”. Todos se han hecho la misma pregunta, ¿dónde está Cospedal? “Si ayer mismo estuvimos con ella en el baño de masas que se dio en Villasequilla (pueblo próximo a la capital de Toledo) y en ningún momento nos transmitió su intención de marcharse de puente”, declara un destacado miembro del PP a ELPLURAL.COM, para seguidamente concretar: “Aún es más, estaba dispuesta a ir al desfile de Madrid este lunes, aunque ya no tenga el protagonismo de otros años como presidenta de la comunidad”.

Rajoy volverá el 17 a Castilla-La Mancha
Sin embargo, otras fuentes consultadas por este periódico restan importancia a la ausencia de Cospedal en este acto con niños y jóvenes, puesto que Mariano Rajoy volverá a Castilla-La Mancha el próximo sábado, día 17, “para celebrar por todo lo alto el cumplimiento del programa electoral del partido y destacar la posición de nuestra economía, que es la que más crece de la zona euro”. Fuentes que se preguntan: “¿Si de verdad Cospedal no importara, si Castilla La Mancha no fuera importante para el PP, iba a venir Rajoy a vender un acto de este calado”. Lo que nadie se atreve a vaticinar es el lugar dónde el presidente del partido dará a conocer los “milagros de la economía” española.

Entre Toledo y Ciudad Real
Todo parece indicar que será Toledo la ciudad elegida para poner en valor el cumplimiento del programa electoral y, sobre todo, “para oficializar la candidatura de María Dolores Cospedal” por esta provincia, nos dicen, que estaría acompañada en el cartel electoral por Agustín Conde y Claudia Alonso (una política en alza que en la actualidad compatibiliza su condición de concejala y diputada regional). Pero aquí no queda la incertidumbre del lugar a celebrar la “subida a los cielos de Rajoy”. También se baraja Ciudad Real como zona de encuentro, ya que en esta provincia el PP perderá un mínimo de un escaño que pasaría a manos, probablemente, del PSOE, señalan interlocutores socialistas. Aunque por esa regla de tres, sería Toledo la elegida para celebrar dicho acto, puesto que de los cuatro escaños con los que cuentan los “populares” conservarán no más de dos el 20-D.

Dejad que los niños se acerquen a mí
Volviendo al acto de la mañana del sábado en la localidad toledana de Mora, donde el PP cuenta con 10 de los 17 concejales que conforman la corporación municipal, llama la atención que el alcalde Emilio Bravo, muy querido en la localidad y apreciado por “los jefes”, no haya sido capaz de llenar la casa de cultura de jóvenes y haya tenido que echar mano de niños de corta edad, como lo prueba el vídeo que el propio partido ha colgado en su web. El aforo infantil no ha sido impedimento para que el presidente del Gobierno cumpliera con su agenda mitinera destacando, entre otras cosas, que “todos los días salen caras nuevas” en el PP como muestra de esa renovación “constante”, asegurando que “es muy difícil no encontrar un pueblo en España donde no haya alguien que enarbole la bandera del PP, y nos votan porque saben lo que votan”, además de marear a los asistentes con cifras, datos y buenaventuras, sin olvidar, cómo no, a Cataluña, a la que se ha referido en la revisión negativa de su calificación crediticia. Rajoy dispondrá de pocas horas en Los Quintos ya que el lunes asiste a los actos del Día de las Fuerzas Armadas y por la tarde viaja a Estados Unidos. Mientras tanto ha dejado que los niños se acercaran a él.