La sanidad en Castilla-La Mancha ya no aguanta más. El caos en los hospitales, en los ambulatorios, donde el hacinamiento y la insalubridad protagonizan a diario la escandalosa situación a la que se enfrentan los ciudadanos de esta comunidad, que no hace mucho tiempo se encontraba entre las tres primeras del país en cuanto a prestaciones se refiere, sumado al descontento de los profesionales y diarias dimisiones, está poniendo en peligro la salud de los castellano-manchegos, derivados a hospitales de Valencia, Madrid y Murcia ante la incapacidad administrativa de resolver algo tan básico como es el bienestar. Y es que enfermar en la región que preside María Dolores Cospedal está considerado ya un alto riesgo.

“Todo mentira”
Las protestas se suceden, los salvajes recortes han llevado al paro a miles de profesionales, pero lo que no se esperaba es que los “amigos” médicos de Cospedal y de su polémico consejero, José Ignacio Echániz, se revelaran también contra lo que consideran un “cúmulo de mentiras”. Así, al menos, lo expresa el jefe del servicio de Neurocirugía de Albacete, Vicente Calatayud, en una demoledora carta (ver documento), a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM, en la que acusa al Gobierno de Cospedal de falsear las listas de espera, “que de ninguna forma coinciden” con las que manejan los profesionales. Y sorprende que sea esta doctor el que saque los colores a Cospedal, cuando hace solo unas semanas justificaba la operación de la mujer del consejero de Educación castellano-manchego, a quien el Servicio de Salud que dirige Echániz “coló” descaradamente cuando había decenas de personas esperando antes que la señora de Marcial Marín a ser intervenidas, muchas de ellas todavía pendientes a entrar en quirófano.

“Los datos me dejan pasmado”
El doctor Calatayud, duro y directo en su misiva, dice no salir de su asombro ante el baile de cifras que proporciona la Junta de Comunidades castellano-manchega sobre las listas de espera. “Me dejan pasmado”, asegura el cirujano, para seguidamente cuestionar la derivación de enfermos a otras comunidades: “Los buenos precios para  los procesos derivados a centros privados de Madrid por parte del Gobierno de Cospedal me asombran, al mismo tiempo, y no lo olvidemos, la privatización de la sanidad de la Comunidad de Madrid se ha detenido, gracias a las movilizaciones y a los profesionales de la sanidad. Aquí en Castilla la Mancha hay algo que no cuadra", concreta.

“Ninguno va a las famosas clínicas”
Calatayud, un peso pesado de la sanidad castellano-manchega, que ningún político se atreverá “a mover de su sitio”, reconocen a ELPLURAL.COM fuentes del Hospital Universitario de Albacete, desmonta en la carta todas las mentiras del consejero Echániz, a quien recuerda que “nuestra lista de espera en consultas externas es superior a los 6 meses y la quirúrgica programada es superior al año”, añade, “nuestros pacientes, que por estos motivos se acogen a la famosa Ley de Garantías, que no se cumple, según las instrucciones recibidas desde el SESCAM, son remitidos de nuevo a los Servicios Quirúrgicos de los que proceden, con una nota de las Gerencias respectivas para que de alguna forma reciban un tratamiento en lugar de cumplirse la Ley, ninguno de ellos es derivado a estas famosas Clínicas Privadas de Madrid, donde todo son bondades y bien hacer”.

¿Rabieta del doctor Calatayud?
La carta del doctor Calatayud, que cuando guardaba buenas relaciones con el Gobierno de Cospedal llegó a justificar el trato de favor concedido a la mujer del consejero Marcial Marín, a quien como decimos operó de una hernia discal saltándose a otros pacientes que estaban antes que ella en la lista de espera, ha tenido debida y también contundente respuesta del departamento del controvertido consejero de Sanidad, que acusa a este cirujano de escribir su carta “justo el mismo día que se ha firmado un acuerdo para derivar 150 pacientes de neurocirugía a una clínica privada distinta a Capio, que era la habitual y donde también trabaja el doctor Calatayud”, aseguran.