Los minutos de gloria de José Antonio Monago a cuenta de su enfrentamiento por la reforma del aborto parecían vivir esta mañana un nuevo episodio, con la iniciativa presentada por el PP en el Parlamento de Extremadura. Hasta esta tarde, cuando el presidente extremeño ha quedado retratado al votar en contra de sendas propuestas de PSOE e IU para pedir que se retire el anteproyecto de reforma de ley del aborto presentado por Alberto Ruiz-Gallardón.

La forma de votación de estas dos iniciativas en el pleno ha levantado la polémica entre los grupos parlamentarios, ya que una vez presentadas por sus proponentes y debatidas en el transcurso de la sesión, el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Valentín García, ha reclamado que la votación sea "pública y por llamamiento", en virtud del artículo 142.C del reglamento de la Asamblea.

Votación secreta, pero evidente
Posteriormente, el portavoz del Grupo Popular, Miguel Cantero, ha pedido que la votación sea secreta en cumplimiento del artículo 142.D, por lo que finalmente, y tras leer el artículo, el presidente del Parlamento de Extremadura, Fernando Manzano, ha autorizado a que la votación sea secreta y por llamamiento.

Empate y rechazada
Hasta en tres ocasiones se ha votado la  propuesta del PSOE, que finalmente ha decaído porque en las tres se ha empatado a 32 votos en contra y otros 32 a favor. En el momento de la votación, el PSOE contaba con 27 diputados (ya que otro había sido expulsado);  IU, que había anunciado el apoyo a la iniciativa, con tres, y los regionalistas del Prex-Crex, con dos. Por su parte, el PP cuenta con 32 diputados.

Rechazo a IU
Respecto a la Propuesta de Pronunciamiento de Izquierda Unida, que pedía la retirada de la reforma, ésta ha sido rechazada con 33 votos en contra, 30 votos a favor y un voto en blanco.

Expulsión de Osuna
El equilibrio político en el Parlamento de Extremadura es muy delicado, y estas iniciativas lo han puesto de manifiesto. Porque la socialista habría podido salir delante de no ser por la expulsión de la Cámara, esta mañana, del diputado Antonio Rodríguez Osuna.

“Insufrible herencia”
Los hechos han tenido lugar durante una intervención de la vicepresidenta del Gobierno de Extremadura, Cristina Teniente. En un momento en que ella hablaba de la "insufrible herencia" del PSOE de Extremadura y tachaba de "irresponsable" al Grupo Socialista, el presidente del Parlamento de Extremadura, Fernando Manzano, ha pedido silencio en dos ocasiones al diputado socialista. Durante la intervención de un diputado del PP, Manzano le ha vuelto a llamar la atención y le ha pedido que abandone el Hemiciclo.

Gesto a la cara
Según el presidente, la expulsión del diputado socialista se ha producido porque cuando le ha realizado la advertencia, éste "se ha tocado la cara" como "diciendo que vaya 'jeta' que tiene esta Presidencia", lo que supone "una falta de respeto a la Presidencia de la Cámara".

Altura de miras
Los socialistas han reclamado a Manzano “más altura de miras” respecto a su decisión de expulsar a Osuna, y se han mostrado muy molestos con el voto de Monago a su iniciativa después de su discurso de Año Nuevo. Por ello, han calificado como “una pose falsa e hipócrita que responde a una estrategia partidista propia de quien gobierna al dictado de una consultora de marketing”.

Engaño a los extremeños
Los socialistas han acusado a Monago de “engañar a los ciudadanos en el discurso de Fin de Año” para después votar en contra del “derecho a decidir libremente de las mujeres y al mantenimiento de  la actual Ley de Plazos,  reafirmando que es un representante de la derecha más reaccionaria y retrógrada”.