Que la tensión en el seno del PP de Madrid va creciendo lo demuestran hasta los aparentemente más mínimos detalles. Y es que la elección para las candidaturas 'populares' para ayuntamiento y Comunidad está muy abierta, por decisión.., o mejor, por indecisión de Rajoy, y se ve agravada por un hecho incontestable: los protagonistas arrastran por razones políticas y personales un sincero y profundo desagrado unos por otros.

González suelta la mano contra Cifuentes
La causa para el último rifirrafe lo demuestra, porque realmente está traída por los pelos. Una cadena de radio, la SER, se hizo con un vídeo en el que se veía cómo unos policías daban una paliza a un inmigrante colombiano retenido en el CIE de Aluche, en Madrid. Las imágenes eran muy duras..., y en la primera ocasión que los periodistas tuvieron de hablar con él, le preguntaron por el asunto al presidente de Madrid, Ignacio González.



Para sorpresa de todos, y aunque reconoció que no había visto las imágenes ni conocía el asunto, González se destapó con unas declaraciones que dejaban a los pies de los caballos a su 'compañera', Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid.

Porque comenzó González con la contestación rutinaria y esperable ("Me parece que si esas circunstancias se han producido serían graves -comenzó diciendo González-; en todo caso si hay una actuación judicial que se actúe, siempre como digo en estas cosas, con celeridad..."), para de repente dar un derrote y empitonar a Cifuentes: "En todo caso me imagino que la delegación de Gobierno tendrá que dar las explicaciones correspondientes y clarificar cuando antes esto".

Cifuentes contesta en Twitter
Acababa González de 'responsabilizar' así de una historia desastrosa, y de la que se enteraba en ese momento, a su 'compañera'. Sin pensárselo mucho. Un indicativo, como decimos, del ambiente en el que viven los 'candidatos' futuribles, y que no parece que vaya a mejorar con el paso del tiempo, aunque nada indica que Rajoy vaya a mover su dedo pronto y prevenir mayores escabechinas.

Cuando le llegó la historia, Cristina Cifuentes no dudó en responder. Lo hizo a través de su cuenta de Twitter.



Después llegaron explicaciones 'off the record' que en realidad no hacen sino mostrar aún más claramente el enfrentamiento personal en el seno de la dirección 'popular' en Madrid. Desde la Comunidad, a modo de 'disculpa' se dijo que "Cifuentes había visitado los CIE y creían que tenía responsabilidad sobre ellos". Desde la Delegación del Gobierno se respondía que era imposible que González, que fue Delegado del Gobierno de España para Extranjería e Inmigración, se confundiera... Más allá de las fechas en las que se produjo el incidente, y en las que Cifuentes no ocupaba el puesto, él sabía que la Delegación de Gobierno no tiene responsabilidad alguna en los centros de internamiento de extranjería ... "Lo que sucede es que escuchan Cifuentes, y como en las encuestas obtiene mejores resultados de imagen y de perspectivas de votos, sueltan la mano sin pensárselo dos veces".