El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE



El mismo día en el que Mariano Rajoy pide, a través del Financial Times, a la canciller alemana, Ángela Merkel, que ponga en marcha programas para estimular el crecimiento de la economía europea y ayudar así a los países con problemas, le ha llegado la respuesta: NO. Y es un no contundente pronunciado por el ministro de Economía, Philipp Rösler.

Austeridad y austeridad
El ministro alemán presentaba hoy el Informe Económico anual 2013, y al ser preguntado por la petición de ayuda del Presidente español su respuesta fue tajante: “no va a haber medidas de impulso económico”.

Pero además se mantuvo inflexible en la doctrina germánica hacia los países del Sur –que consideran despilfarradores- y por ello reiteró que todos los países deben implementar reformas estructurales para flexibilizar los mercados de trabajo, reformar los sistemas de pensiones, fomentar la competitividad y promover privatizaciones de servicios públicos. En resumen, ideario neoliberal puro y duro.

Rösler mantiene que “a nivel comunitario” ya se han tomado varias medidas para impulsar el crecimiento, como el pacto fiscal firmado por 25 de los 27 Estados miembros que, a su juicio, tiene como objetivo posibilitar el crecimiento.

Rajoy pide ahora lo que pedía el PSOE
Mariano Rajoy declara en el Financial que “es el momento, cuando se da una necesidad de crecimiento, que aquellos que tienen capacidad de llevar a cabo políticas que generen crecimiento, lo hagan”, en una clara referencia a Alemania.

El Presidente del Gobierno realiza estas declaraciones un año después de llegar a la Moncloa, de incumplir todas sus promesas electorales y rectificándose a sí mismo: cuando Gobernaba Zapatero solo pedía ahorro y austeridad. Ahora pide lo mismo que lleva pidiendo el PSOE y los socialistas europeos desde hace dos años.