Julio Anguita lo fue todo en IU de la que aparece distanciado en los últimos tiempos, sobre a raíz del pacto de Gobierno con el PSOE en Andalucía de 2012. Es también el referente de los dirigente de Podemos, partido al que finalmente dio calabazas después de escularse con su integración en el mismo. En la precampaña de las últimas elecciones municipales dio la sorpresa al participar en un acto de Ganemos Córdoba. Durante la campaña autonómica andaluza sí había apoyado la candidatura de Maíllo a la Presidencia de la Junta.

Este lunes participó junto a Alberto Garzón y Juan Carlos Monedero en un curso de verano en San Lorenzo de El Escorial en el que se debatió sobre la confluencia de la izquierda y una posible candidatura de unidad popular para las próximas elecciones generales a la que se opone categóricamente Podemos. Allí, Garzón y Monedero parecieron firmar un pacto de no agresión justo después de que Pablo Iglesias hubiera hablado del "chantaje del pitufo gruñón", en referencia a IU.

¿Recadito a Podemos?
Anguita, quien en su momento abogó por la refundación de la izquierda y la creación de un frente popular, lanzó todo un aviso a navegantes. En declaraciones recogidas por Cuarto Poder, dijo: "A ver si nos enteramos de quién es el enemigo y actuamos consecuentemente desde esos dos parámetros". Añadió que antes que hablar de unidad popular, prefiere hablar de programa popular. "Con qué programa, para hacer qué y que la gente lo defienda. A partir de ahí la gente nos obligará a unirnos”, subrayó.

El califa del "programa, programa, programa" sigue insistiendo en que la "clave" es el programa. "Yo que soy del PCE siempre he dicho que lo importante es llegar a la revolución independientemente del vehículo con el que se llegue. Lo que ha iniciado el Frente Cívico es que haya 10 puntos comunes. Que todos los defiendan aunque luego añadan más. De tal manera que la gente vislumbre que hay un mínimo común aparentemente sencillo pero con una gran carga transformadora".