La Razón y ABC se vuelcan este domingo a defender a la Infanta Cristina, a la que presentan como una víctima del juez Castro y de la manipulación política y mediática de “la izquierda republicana nostálgica”. El Mundo, que ha liderado las exclusivas sobre la implicación de la hija del Rey en el caso Nóos, reclama que la Infanta renuncie a sus derechos para no perjudicar a la Monarquía, en un editorial escrito en un tono más suave con la Casa Real que el mantenido bajo la tutela de Pedro J. Ramírez. Por su parte, el editorial de Libertad Digital carga contra el falso concepto de la justicia igual para todos y subraya que la Infanta no aclararó ninguno de los extremos investigados.

Un interrogatorio maratoniano
La portada y el editorial de La Razón van de lleno contra el juez Castro y a defender a ultranza a la infanta. El diario de Marhuenda reprocha al magistrado que sometiera a la hija del Rey a “un maratoniano interrogatorio” y que instruya un proceso que “durante los tres últimos años y medio ha sido utilizado como arma arrojadiza no sólo contra ella y su marido, Iñaki Urdangarín, sino también contra el Rey y la Familia Real con ánimo de erosionar el crédito de la institución monárquica”.

La revancha de la izquierda republicana
“La manipulación política, en especial por la izquierda nostálgica que se envuelve en la bandera republicana y por determinados medios de comunicación populistas, ha acompañado todos y cada uno de los pasos que, con mucha parsimonia, ha ido dando el juez instructor”, apunta La Razón, en un ataque vergonzoso contra el juez.

Marhuenda no ve indicios para imputar a la Infanta
Marhuenda se erige en juez para concluir que “no había fundamento sólido ni indicios penales suficientes para imputar” a la Infanta, víctima del “empecinamiento” de Castro.



Exige al juez que cierre su instrucción
La Razón exige al juez que cierre su investigación –“ya es hora-”, afirma. “No se le puede negar al juez Castro su laboriosidad, su tesón y su entrega profesional. Cosa distinta es que le hayan acompañado el acierto e incluso la pericia técnica a la hora de valorar determinados entresijos del Derecho Tributario”, subraya el periódico de Marhuenda, no sin mala intención.

ABC también exige que se ponga fin a la instrucción
En el mismo sentido, ABC exige al juez que “ponga fin a la instrucción”, porque, según apunta “se ha acabado el tiempo de las sospechas y las conjeturas”, e insiste en que el magistrado “no debería tardar porque él mismo ha declarado que la declaración de la infanta era el punto final de la causa”.

La exigua protesta frente a los Juzgados
El diario monárquico minimiza la manifestación de este sábado en los alrededores de los Juzgados de Palma, al señalar que se trató de una “exigua asistencia a la manifestación republicana”.

Contra el juez
Para ABC, “no estaba en juego el principio de igualdad de los ciudadanos” y sólo se siguieron “criterios de seguridad” porque, por si alguien no se ha enterado aún “se trataba de la hija del Rey”.

Como La Razón, el diario monárquico va también contra el juez, a quien reprocha que su “imputación ha servido a movimientos republicanos y antisistema para hacer un juicio anticipado a la Corona”. Añade que la imputación decidida por Castro no está avalada por informes de la Agencia Tributaria, “los únicos sobre los que se debe avalar una acusación por delitos fiscales”.

Justifica las evasivas de la Infanta
ABC
justifica las evasivas de la infanta en sus respuestas al juez: “son un derecho de todo imputado que puede guardar el más absoluto silencio”, alega el editorial con total desparpajo.



Juez e Infanta deben sacar conclusiones
Aún más insultante resulta el último párrafo del editorial de ABC: “Es tiempo que todos saquen sus conclusiones sobre lo sucedido, empezando por el juez Castro en relación por su investigación, y por la infanta Cristina, aunque no se mantenga su imputación, sobre su responsabilidad con la Corona”. Sin comentarios.

El Mundo cree que Cristina debe renunciar a sus derechos
El Mundo, aunque en un tono más suave que el mantenido en los últimos tiempos por el diario bajo la batuta de Pedro J. Ramírez, concluye que las declaraciones de la Infanta resultan “inverosímiles e insostenibles”.

En su editorial, El Mundo señala que “al margen de cuál sea su futuro procesal, doña Cristina debería renunciar a sus derechos como Infanta más temprano que tarde. Hace ya dos años que debería haberlo hecho, cuando imputaron a su marido por delitos de corrupción. Su resistencia numantina a perder los privilegios de los que goza –por más que resulten simbólicos–, está haciendo un daño objetivo a la institución monárquica”.

Libertad Digital cuestiona la justicia igual para todos
El digital de Federico Jiménez Losantos, por su parte, pone en cuestión la justicia igual para todos promulgada por el Rey en su discurso navideño de 2011: “La comparecencia de la Infanta ha estado rodeada de unos privilegios que desmienten por completo” ese mensaje, apunta Libertad Digital.

El diario reprocha a la hija del Rey que no aclarara “ninguno de los extremos investigados”, y que su estrategia pasara por" fingir ignorancia aprovechándose de unas prerrogativas inauditas en detrimento de la imagen de una Justicia que, a la vista de lo ocurrido ayer en los juzgados de Palma, desde luego no es igual para todos”.