El Ayuntamiento de Burgos ha decidido paralizar las obras del bulevar de la calle Vitoria, "durante 15 ó 20 días", proyecto que suscitaba el rechazo de distintos colectivos sociales, políticos y vecinales y que ha sido la causa de los disturbios ocurridos desde el pasado viernes en el barrio de Gamonal. Así lo ha anunció ayer por la tarde el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle, quien ha señaló además que se creará un grupo de trabajo para buscar un mayor consenso en torno al proyecto. La decisión la tomó alegando que no se puede "garantizar la seguridad" de los operarios que están llevando a cabo la obra.

El regidor explicó en rueda de prensa que se "abre un paréntesis" para dialogar durante los quince o veinte días en una comisión que se creará a este efecto con representantes políticos, técnicos municipales y asociaciones ciudadanas, incluidas las que se oponen a estas obras para convertir en un bulevar la calle Vitoria de la capital burgalesa.

La decisión fue recibida con gran alegría por parte de los vecinos que, sin embargo, mantuvieron la manifestación a la que asistieron unas 8.000 personas según datos de la asamblea vecinal.

Los manifestantes protestaron ante la sede del Diario de Burgos, propiedad del empresario adjudicatario, Antonio Miguel Méndez Pozo y la comisaría de la Policía Nacional donde reclamaron la libertad de los detenidos por los incidentes violentos durante este fin de semana.

Los dos detenidos que habían ingresado en la cárcel han salido en libertad provisional. La titular del Juzgado de Instrucción número tres de Burgos ha decidido el ingreso en prisión de otros cuatro, en este caso los que participaron en los disturbios de la noche del lunes. Según adelanta la Cadena SER, podrán salir bajo fianza de 3.000 euros cada uno. En total, han sido detenidas 46 las personas.