Varios operarios colocan a lo largo del perímetro fronterizo de Melilla, la concertina. EFE/Archivo Varios operarios colocan a lo largo del perímetro fronterizo de Melilla, la concertina. EFE/Archivo



El Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha hecho pública su denuncia contra las concertinas o alambres decuchillas en las vallas de Ceuta y Melilla por considerarla “una medida inhumana y contraria al Estado de Derecho por atentar contra la integridad física y los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas.” Horas antes, el ministro de Interior  aseguraba que las concertinas  solo producen erosiones leves y esta mañana de nuevo el portavoz de los obispos afirmaba en la COPE que no es el mejor sistema de controlar la frontera.

Para CEAR, “se trata de una medida inútil que no disuadirá de los saltos a la valla, fruto de la desesperación, y que sólo contribuirá a aumentar el dolor y el sufrimiento de personas migrantes y refugiadas.” 

“No evitan el flujo de personas desesperadas…
“Además – aseguran-  el endurecimiento de las políticas de fronteras en Europa contra la inmigración irregular y el flujo de personas refugiadas hacia el continente, con el aumento de los dispositivos de vigilancia, control, coerción y criminalización en detrimento de la protección de los derechos humanos, no han conseguido evitar la llegada de cientos de personas desesperadas.”

…pero sí aumentan el sufrimiento”
“Al contrario, han aumentado el sufrimiento y los riesgos a que se ven sometidas tantas y tantas personas a las que no queda otra opción que jugarse la vida en el mar o en las vallas huyendo de la violencia, los conflictos, la miseria y la explotación, como demostró la cercana tragedia de Lampedusa,” añaden.

Ya fueron retiradas en 2007
“Estas cuchillas ya fueron retiradas en 2007 por el Ministerio del Interior debido a las terribles consecuencias de su uso, pues se constató la gravedad de las lesiones que producían a las personas que intentaban saltar la valla. En su momento fueron condenadas por el Defensor del Pueblo y numerosas organizaciones de derechos humanos españolas e internacionales.”, recuerda el Comité.

Contra los Derechos Humanos
 “Hoy, siete años después, vuelven a ser condenadas por múltiples organizaciones e instituciones, incluido el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, NielMuiznieks, para quién la reinstalación de las cuchillas afecta negativamente a los derechos humanos.” Añade CEAR que las concertinas son contrarias a la Convención Europea de Derechos Humanos y a la Constitución Española y condenan que el control de la frontera “se realice a costa de violar los Derechos Humanos”.

Jorge Fernández: efecto disuasorio
Las concertinas han sido rechazadas por todos los grupos políticos en el Congreso de los Diputados a excepción del Partido Popular. Precisamente ayer, pocas horas antes de que CEAR hiciera público este comunicado, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz  manifestaba, sin mencionar la palabra cuchilla que “las vallas instaladas en Ceuta y Melilla tienen unefecto disuasorio para evitar que nadie entre en España y en la Unión Europea de forma ilegal.”

Solo “erosiones leves”
Dijo también que “la concertina es una elemento pasivo de disuasión que no es agresivo” y que  la experiencia demuestra que produce "erosiones leves ". El ministro hizo ayer estas declaraciones en el transcurso de una visita con el vicepresidente italiano Angelino Alfano a las instalaciones de la Guardia Civil en Madrid según recogieron las agencias Europa Press y EFE.

Portavoz de los obispos en contra
La opinión de Jorge Fernández, católico y perteneciente al Opus Dei, se contradice con las palabras del nuevo portavoz de la Conferencia Episcopal quien en su primera rueda de prensa el pasado día 23 afirmó sobre el tema: “No es la manera. No se puede atentar contra la vida de unas personas desvalidas que buscan mejoras en su vida porque tienen detrás la lacra de la pobreza y también la lacra de persecuciones y de la falta de libertad en sus países.”

Respeto a la vida
“Habrá que regular la inmigración, pero siempre desde el respeto básico y esencial a la vida”, añadió el portavoz de los obispos José María Gil Tamayo. Esta mañana, el sacerdote en la Cadena COPE volvía sobre el asunto: “Está claro que hay que regular la entrada, pero el enemigo no son los emigrantes, sino las mafias que trafican”. Y quiso aclarar: “Las críticas no van contra los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, las críticas van contra la forma de controlar la frontera”.

45.000 firmas en contra en change.org


Por otra parte, hoy se acercan ya a 45.000 el número de firmas en Change.org solicitando la retirada de las concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla. La petición cita el hambre y la desesperación como  “los principales causantes de los flujos migratorios desde el principio de los tiempos. También el sano deseo de prosperar y darnos, como seres humanos, una oportunidad para exprimir al máximo nuestras capacidades.”



“Terribles cortes e infecciones”


“Ahora el Ministerio del Interior, como ya hiciera a mediados de la década pasada, está instalando nuevamente las terribles concertinas (alambradas rematadas con cuchillas) en las vallas de Ceuta y Melilla, como medida disuasoria frente a la inmigración. Ya entonces se demostró que apenas aplacaron dichos flujos e intentos de saltar las vallas, y que sin embargo sí que provocaron terribles cortes, infecciones e incluso la muerte de algunas personas. Finalmente fueron totalmente retiradas en 2007”, continúan.



“Una salvajada propia de seres sin escrúpulos”


“Usar estas cuchillas es una salvajada, propia de seres sin escrúpulos, sin empatía y sin ninguna clase de amor hacia el prójimo. Me siento avergonzado de ser español, de formar parte una nación que es capaz de usar estas técnicas medievales para hacer sufrir a otros seres humanos. Solicito que dejen de instalarse de inmediato dichas concertinas y que se quiten las que ya se han ubicado a lo largo de las vallas”, concluye la solicitud.