El cruce de declaraciones entre Cristóbal Montoro, y el presidente madrileño, Ignacio González, con motivo del anuncio de bajadas de impuestos en la región ha alcanzado a la alcaldesa Ana Botella. El ministro le ha recordado que "las reducciones de tasas e impuestos acordadas por ayuntamientos deben ser compatibles con los objetivos de estabilidad presupuestaria". Antes, había incomodado al sucesor de Aguirre al afirmar que si puede bajar impuestos será porque “le sobra dinero”.

"Eso es que le sobra el dinero"
El choque de trenes se inició el miércoles pasado, cuando en un encuentro informal con periodistas, Montoro afirmó, al ser preguntado por la intención del Gobierno de González de bajar el IRPF regional en un punto que “eso es que le sobra dinero”. A continuación, el ministro matizó que no le parecía mal la medida, si se cumple con el objetivo marcado a la región. Pero la polémica ya estaba servida.

Recriminaciones de González a Montoro
Ignacio González no tardó en responder al ministro de Rajoy. Al día siguiente, en una entrevista en Onda Cero, el presidente madrileño dijo que a la Comunidad de Madrid no le sobra el dinero y –apretó el acelerador- la razón es “porque no dan a los madrileños lo que tienen derecho a recibir en razón a los impuestos que pagan por un sistema de de financiación absolutamente injusto, que perjudica a Madrid”.

El número dos de González critica "las bromas" de Montoro
El sucesor de Aguirre defendió que su Gobierno pretende "introducir medidas de liberación, ayudar a los emprendedores y estudiar todas las posibilidades para profundizar en un marco fiscal a la baja”, aunque añadió que “todavía no hay nada decidido". Las declaraciones de González no debieron sentar nada bien en Hacienda y menos la de su número dos en la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, que pidió a Montoro que “no haga chistes” con “un tema tan serio y que preocupa tanto a los madrileños”.

Victoria ha recordado a Montoro que "la fiscalidad y la financiación autonómica" son "cuestiones distintas" y que la CAM ha apostado desde hace años por "una fiscalidad baja", que tiene como resultado una recaudación alta. Así, ha recordado que el IRPF es varios puntos más bajo que en otras CCAA y "gracias a eso se recauda el 41% de todo el IRPF de toda España".

Pide al ministro que 'haga su trabajo'
El consejero de Presidencia afirmó que en la financiación autonómica "se aplica un sistema socialista" que "castiga a las CCAA que mejor cumplimos los objetivos" y que, por ejemplo, "no reconoce a 600.000 madrileños" y que "a pesar de ser la CCAA que más recauda año tras año nos vemos castigados con una peor financiación".

Victoria subrayó que "esa diferencia" entre fiscalidad y financiación "la sabe muy bien el ministro, a pesar de sus bromas" y le reclamó "políticas fiscales que ayuden a la economía" y "al mismo tiempo", una financiación "que no maltrate a los madrileños".

Montoro para los pies a Botella
Por último, llegó el turno a la alcaldesa, Ana Botella, que no quiso ser menos y anunció una cuestionada reducción del 12% en la tasa de basuras para 2014 y se comprometió a otras rebajas fiscales para 2015 y 2016, que afectarán al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). La llamada de atención llegó rápidamente del Ministerio de Hacienda, que recordó en un comunicado que "las reducciones de tasas e impuestos acordadas por ayuntamientos deben ser compatibles con los objetivos de estabilidad presupuestaria".

En el texto se advierte que el Gobierno vigila que todas las reducciones de impuestos que se produzcan en el ámbito del conjunto de las administraciones públicas sean compatibles con los objetivos de estabilidad presupuestaria marcados así como con la senda de reducción del déficit público. En otras palabras, que Montoro avisa a la alcaldesa que pondrá la lupa sobre sus actuaciones en materia de fiscalidad.