Luis Bárcenas ha acudido este lunes por segunda vez a firmar a la Audiencia Nacional tras su salida de la cárcel el pasado jueves, cumpliendo así con las tres comparecencias semanales que tiene fijadas. El extesorero ha bajado el tono de sus amenazas al asegurar que “no hay bolsas”, ni “pruebas” ni “mochilas” con información relevante contra el PP, y que lo que hay “está presentado ya ante el juez”. Eso sí, el extesorero ha enviado dardos envenenados contra Aguirre, que tiene mucho que explicar de su gestión en Madrid, según ha dicho, y contra el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, a quien ha calificado de “culebra” y ha acusado de haber estado “entre los que intentaron traicionar a Rajoy.

Hernando, como una culebra
Según ha asegurado Bárcenas, Hernando intentó que Mariano Rajoy no fuese reelegido presidente del partido en 2008. “Gracias a Javier Arenas y arrastrándose mucho, como una culebra, ha conseguido llegar a donde llegó”, ha dicho el extesorero sobre el portavoz del Grupo popular en el Congreso.

El problema del partido, ha añadido Bárcenas, es que “no tiene a los mejores”. "La excelencia no es lo que prima entre los dirigentes del PP en este momento".

Baja el tono de sus amenazas
Sobre las pruebas contra el PP, que, según ha filtrado su entorno, están resguardadas por amigos (grabaciones, vídeos, cuentas, talones…” ), Bárcenas ha dicho que ahí no hay nada y que lo relevante ya fue presentado ante el juez Ruz. Asimismo, el extesorero del PP ha negado que se haya beneficiado de algún pacto.

Volver a "la normalidad"
Bárcenas ha insistido a los medios que le esperaban en el exterior de su domicilio que su intención es “volver a la normalidad” y que “no esperen ninguna declaración de mí que no sea los buenos días”. “ Me tengo que centrar en mi defensa. Lo que quiero es que el juicio oral se abra cuanto antes, que no se retrase para poder probar mi inocencia".