La prensa de la derecha aplaude con las orejas el espaldarazo dado por el Financial Times este miércoles a las medidas impulsadas por Rajoy, que han evitado que España se quedara rezagada en Europa, según el prestigioso diario económico. Tanto ABC como La Razón lo resaltan en sus ediciones de hoy. Pero conviene recordar que no todo ha sido halagos en esta legislatura a la gestión del Gobierno por parte del Financial Times y de otros influyentes medios extranjeros.

Alaba el crecimiento económico
Financial Times hace una “evaluación positiva” de la gestión del Gobierno que ha permitido que España sea “uno de los países que más está creciendo” y cree que ha dado una lección de que quedarse en la zona euro no condena a un país al fracaso económico.

El diario británico alaba la reforma del mercado laboral, la recapitalización, la reforma del sistema bancario y la bajada del impuesto de Sociedades, que será del 25% en 2016 frente al 30% de 2014.

Un éxito debido también a factores externos
El Financial Times reconoce, sin embargo, que el mérito no es sólo del Gobierno de Rajoy, sino también de la fortaleza del euro que favorecido las exportaciones y, además, del descenso del precio del petróleo, “especialmente beneficioso para un país que importa toda la energía que necesita”, señala el rotativo.

Por otra parte, el diario advierte de que Mariano Rajoy no tiene asegurada la reelección porque el PSOE le pisa los talones y porque el presidente tiene una valoración muy mala entre los ciudadanos. Además, está la irrupción de nuevas fuerzas, como Ciudadanos y Podemos.

Sobre la diversificación del tablero político español, el diario cree que sería un riesgo que no haya un ganador claro en las próximas elecciones porque provocaría inestabilidad en el país y haría peligrar la recuperación económica.

En agosto, el diario criticó la precariedad laboral
No todo ha sido piropos por parte del Financial Times al Gobierno. Este mismo agosto, el diario criticaba que en España hay mas trabajadores, pero con contratos precarios, lo que veía como “el precio de la reactivación económica” .

En un reportaje, el diario desinflaba los humos del Gobierno, al contar las experiencias de varias personas en situación de precariedad. “Los trabajadores pobres son una realidad en España”, donde, subraya Financial Times, se crea puestos de trabajo, pero sólo una pequeña fracción de ellos son para puestos estables”, afirmaba el rotativo.

Uno de cada cuatro contratos, de una semana o menos
“En junio, por ejemplo, casi uno de cada cuatro nuevos contratos duró una semana o menos. En 2007, el año antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, era uno de cada seis. En el mismo período de tiempo, la duración media de los contratos cayó de 78 a 52 días”, afirma el reportaje.

Críticas de The Economist
Las críticas no sólo han venido del Financial Times. En abril pasado, el semanario británico The Economist criticó los mensajes sobre la recuperación enviados por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, porque, según recordaba, no llegan a la mayoría de los españoles, que no percibe los resultados de su gestión.

En un artículo titulado “No hacer el trabajo”, la publicación destacaba que el Partido Popular ha perdido la mitad de su electorado y resaltaba la tasa de paro, que ha subido, y que sitúa a España inmediatamente detrás de Grecia, por lo que los habituales discursos sobre la recuperación económica no son compartidos por la mayoría de los españoles. Cinco de las regiones de Europa con más paro están en España, según datos de Eurostat, recuerda la publicación británica.

Según el semanario, Rajoy “espera que el crecimiento y el empleo ayudará, con el tiempo”, a superar las encuestas, que actualmente se dividen en partes iguales entre el PP, los socialistas, los Ciudadanos de mentalidad liberal y el advenedizo izquierdista partido Podemos”.

Sin embargo, apuntaba The Economist, “la reputación del PP como un gestor de confianza de la economía se ha visto afectada por el amiguismo y la corrupción”, y recuerda el caso de Rodrigo Rato, “el ex ministro de Economía del PP y jefe del FMI, fue detenido temporalmente la semana pasada por la policía que investiga las denuncias de fraude fiscal”.