"Es lo que se dice en medios de comunicación y medios políticos... Aquí en Valencia todos estamos convencidos: Cospedal está maniobrando para evitar que Fabra sea el candidato del PP el año que viene". Una fuente que conoce a la perfección el mundo político valenciano se lo aseguraba a ELPLURAL.COM, y añadía la primera de las razones: "nos parece muy sospechoso que sean precisamente medios digitales de Madrid..., y medios cercanos al PP, los que están alimentando la información sobre la relación entre Alberto Fabra y Esther Pastor como forma de desgastarle".

Supuesta indignación en el PP, por el ascenso de "su pareja sentimental"
Damos el último ejemplo. Hace una semana, en El Confidencial publicaban una información con este titular: "Fabra indigna al PP por ascender a su pareja sentimental a alto cargo de la Generalitat". El titular es inequívoco. Esa "pareja sentimental" a la que se refieren en este confidencial, cercano a Génova, es, como decimos, Esther Pastor. De ella decían en la noticia que fue "poco después de que Fabra se separase de su esposa" cuando decidió ascenderla a secretaria autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales.



La supuesta relación sentimental entre Fabra y Pastor la había desmentido ella en una entrevista que hace sólo unos meses dio en el diario Levante con una frase demasiado redonda como para creer que estuviera improvisada: "mi familia no está en el Palau", dijo. Pero lo importante es, como decimos, la sensación que queda de fondo en Valencia: Cospedal está moviéndose para evitar que Fabra sea la próxima cabeza de lista del PP.

Enfrentamiento espeso como el agua
El enfrentamiento entre barón y baronesa 'populares' viene de antiguo. En concreto se inició, se recuerda a ELPLURAL.COM en medios políticos valencianos, con la 'pelea del agua' que viven Castilla-La Mancha y Valencia a partir de los trasvases desde la cabecera del Tajo. Para irritación del PP valenciano, Cospedal decidió unilateralmente doblar el nivel mínimo necesario del Tajo para permitir el trasvase.

Diferencias que pronto dejaron de ser 'líquidas', para verse profundizadas por una evidente falta de empatía personal. Y que no han dejado de profundizarse desde entonces. Por ejemplo, a costa, por de las diferencias sobre la financiación autonómica.

Fabra es de los 'presidentes del PP' que más se ha significado en la exigencia de un nuevo reparto que llevaría a que Valencia recibiera más dinero, por su población y riqueza, lo que perjudicaría, por ejemplo, a Castilla-La Mancha, una de las regiones que mejor sale en el reparto actual. Lo que, claro, enfrentó de nuevo a Fabra con Cospedal y, también, con Montoro.

Fabra y Cospedal, sonrisas y... desavenencias. Foto Flickr PP



Fabra se autoproclama, Cospedal le dice que ya veremos
Pero la gran campanada que llamó la atención de todos se produjo en noviembre del año pasado. En una situación de debilidad sin precedentes para un presidente valenciano, aislado en su partido a nivel autonómico como les hemos venido contando en ELPLURAL.COM, y con el escándalo por el cierre de Canal Nou en su momento de explosión, Alberto Fabra buscó afirmarse y proclamó, ante sus diputados, su decisión de postularse como candidato de su partido para 2015, "e ignorar candidaturas alternativas". E increíblemente, quien vino a echarle agua sólo horas después fue... su secretaria general, María Dolores de Cospedal, que le frenó en seco: "no estamos aún en el momento de candidaturas".

Y poco después comenzaron en los digitales de la derecha las 'filtraciones', cada vez menos disimuladas, sobre las relaciones entre Fabra y su 'mano derecha', Pastor, hasta hablar abiertamente de una supuesta relación que en el propio Confidencial intentan justificar comenzando la información con estas líneas: "Hay una ley no escrita en el periodismo español según la cual la vida íntima de un político, salvo que encubra delitos o conductas irregulares, nunca es noticia. Al menos en la prensa seria".

El ejemplo de lo que pasó en Andalucía
Acaba de vivirse el problema para la elección de quién será el próximo candidato del PP para Andalucía. Una elección en la que se abrieron grietas en Andalucía, y entre Ferraz y Génova, como les hemos contado en ELPLURAL.COM, que aún están por cerrarse. Ahora parece que el enfrentamiento para elegir candidato puede reproducirse en Valencia. Y eso que el proceso, como dijo Cospedal, aún ni siquiera está en el momento de las candidaturas.