Contundente ante la expectación de los invitados. Así se mostró Manuela Carmena en su intervención en el Foro ABC ante los empresarios españoles, al pedirles que estén tranquilos, "yo no soy comunista", afirmó. Con estas palabras la alcaldesa de Madrid quiso calmar los nervios  del mundo de la empresa que se encontraban este martes en el Casino Real de la capital, sin eludir ninguna pregunta ni debate. En la cita pudo verse, también a Esperanza Aguirre y otros responsables políticos del Ayuntamiento de Madrid, como la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre.

"No tengan miedo"
Consciente de las incertidumbres que ha traído la llegada de Ahora Madrid a la capital en el mundo empresarial, Manuela Carmena buscó la complicidad de los presentes en el acto. "Queridísimos amigos, no tengan miedo. Sabemos que necesitamos a las empresas. Son fundamentales. Dan Trabajo", afirmó la alcaldesa. Con los grandes inversores de Madrid presentes, Carmena también quiso dejar claro que ella está por el consenso y el diálogo y volvió a insistir en los que la tildan de comunista, con una anécdota que levantó alguna sonrisa entre el público: Carmena contó que, en un encuentro privado, un dirigente del Partido Popular le preguntó: "¿cómo es posible que usted sea comunista con lo inteligente que es?", a lo que ella respondió que no lo era, pero sí había militado en este partido durante su etapa en la universidad. "Soy una persona y mi manera de pensar es muy variada. Lo importante es que no nos totalicemos nosotros", apuntó.

Preguntada por los grandes proyectos urbanísticos de la capital, la alcaldesa comentó que sobre la operación Canalejas "no hay ningún tipo de dificultad y va avanzando". Con respecto a la operación Chamartín, Carmena quiso recordar que "estamos al borde de un nuevo proceso electoral y hay que tenerlo en cuenta" ya que "está implicado el Ministerio de Fomento".

Relego absoluto de Podemos
Como ya hizo en ocasiones anteriores, Manuela Carmena volvió a relegar a Podemos, partido del que forman parte varios de sus concejales y que utiliza su imagen como reflejo del cambio político en España. La alcaldesa aseguró  que "no pertenezco a ningún partido ni quiero pertenecer", al igual que no quiso responder a ninguna pregunta de política naciona. "Yo soy totalmente independiente. No soy de nadie. Se lo confieso".

 Halagos de los presentes
Tanto los empresarios asistentes al acto como los organizadores agradecieron a Manuela Carmena sus palabras y su franqueza para transmitirles confianza. Catalina Luca de Tena, presidenta de ABC, presentó a la alcaldesa como "la gran protagonista de las pasadas elecciones" y resaltó su "imparable carrera". Fernando Ruiz, presidente de Deloite y patrocinador del acto, señaló que Carmena "quiere dirigir la capital escuchando" y que sus prioridades son "la generación de empleo y la participación ciudadana".

Batería de propuestas
Manuela Carmena también aprovechó el acto para anunciar algunas medidas que estudia poner en marcha en Madrid. Entre las más curiosas destacan poner imágenes de la ciudad en las servilletas de bares y restaurantes, un servicio de coches eléctricos al estilo del de bicicletas o bolsas con anagramas de Madrid para impulsar el comercio minorista, aunque puntualizó que son solo sugerencias.

Sobre la remunicipalización de servicios públicos, y con los empresarios de tiene el criticado servicio de limpieza de la capital presentes, Carmena explicó que su objetivo es abrir "un debate público sobre qué es lo más eficaz", por lo que van "a estudiar los aspectos positivos que tienen una y otra alternativa".

Sin evitar polémicas
Durante el turno de preguntas, aparecieron en el acto los muchos momentos polémicos de los primeros meses de mandato de Manuela Carmena. Sobre si existe enchufismo en el Ayuntamiento, la alcaldesa aseguró "rotundamente" que no, y explicó que se están "nutriendo" de los mejores funcionarios y que "no otorgarles determinados puestos por ser parientes de cargos electos sería un motivo de discriminación que podría acabar en los tribunales".

Sobre la deuda de Madrid, Carmena quiso volver a tranquilizar a los presentes al acto insistiendo en que la "deuda ilegítima" solo "es aquella que no es conforme a la ley y nada más". También aprovechó para mandar un recado a los periodistas presentes y les pidió que no busquen solo la confrontación. "Hay que huir del periodismo de escándalo y acercarse al periodismo de acontecimiento", subrayó.