Política
El alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González Terol. Fuente: Ayuntamiento
El alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González Terol
|
Fuente
:
Ayuntamiento

El alcalde de Boadilla, 'ascendido' en el Congreso

Antonio González Terol recibe además el sueldo de diputados y cuenta con dos escoltas a su servicio

566
Mar, 20 Mar 2018

El alcalde de Boadilla del Monte y diputado nacional del Partido Popular, Antonio González Terol, ha sido nombrado este martes nuevo presidente de la Comisión Mixta de control de RTVE, por lo que se llevará un nuevo pellizco de las arcas públicas.

Por este nuevo puesto, Terol se embolsará 1.445,62 euros mensuales, a lo que hay que sumar el sueldo base como diputado (2.842,01€). Antes cobraba como portavoz en la Comisisión de Energía, retribución que ha dejado de percibir al entrar a su nuevo puesto ya que sólo se puede cobrar un complemento por tener puesto en comisiones. Unos 400 euros de diferencia entre cobrar como portavoz y como presidente.

González Terol, en virtud de Ley Orgánica del Régimen Electoral General, fue obligado a dejar uno de sus sueldos públicos, escogiendo el de alcalde de uno de los epicentros de la Gürtel, ya que era menor que el que cobra como diputado con dedicación exclusiva en el Congreso, aunque hay que sumar las dietas por seguir asistiendo a las juntos de Gobierno y los plenos del Ayuntamiento.

Para más inri, el alcalde de Boadilla teniendo dos policías municipales a su servicio que le hacen de chófer y escolta al mismo tiempo. Según se puede ver en los presupuestos municipales de Boadilla para el 2018, al servicio de Terol está un cabo-escolta con una retribución de 52.658,11 euros y otro policía 51.148,18 euros.

En total, el dinero público del que dispone el diputado del PP supera los 100.000 euros anuales, un coche oficial y gasolina y además es que son 2 conductores que son Policías menos en la calle, dedicados solo a llevarle y traerle.

Cabe recordar, además, que todos los diputados tienen una tarjeta a su disposición de 3.000 euros de taxi al año, aunque en el caso de Terol, con su escolta particular, poco la usará.

Partiendo de la base de que Terol no está recayendo en ninguna ilegalidad, la oposición en Boadilla no ha dejado de llevarse las manos a la cabeza, como ha recogido anteriormente El Plural, al comprobar un dato que consideran cuanto menos sorprendente y poco lógico: que su querido alcalde a tiempo parcial, porque prefiere dedicarse en cuerpo y alma al Congreso, sigue echando mano de los privilegios del Ayuntamiento.