Para el PSOE lo sustancial, además de elegir nuevo(a) líder, es plasmar su alternativa renovada desde la oposición y encarar los nuevos retos de una sociedad patidifusa donde las nuevas generaciones tienen mucho que decir. Y, en cualquier caso, con la certeza de que ya no valen viejas fórmulas ni los caducos remedios.

IRPF y los ricos
Para el Partido Popular, aún en el poder casi absoluto, cribar ideas tampoco será fácil porque se está comprobando que no es lo mismo predicar que dar trigo. Tendrán que explicar, por ejemplo, por qué el Gobierno se decidió por meter mano en el bolsillo del IRPF mientras todavía no sabemos nada de las SICAV, ni el impuesto a los ricos, ni siquiera nada de la reforma financiera.

Ausente Manuel Fraga, a buen seguro que el que perorará en primera persona será José María Aznar, político a tiempo parcial y asesor de campanillas en todas las estaciones.

Lo de Endesa
Viene esto al caso porque se ha sabido que cuando la vicepresidenta Saénz de Santamaría convocó a los 25 empresarios más decisivos de España para relanzar la “imagen España” entre ellos no estaba Borja Prado, presidente de ENDESA. Una llamadita, quizá algo enojada, y problema resuelto.

Olvidó fatalmente la vicetodo que en esa multinacional (eso si con mayoría italiana) ejerce de consultor el presidente de FAES.

Es verdad que don José María ya ha colocado en Madrid a su encantadora esposa y que anda bastante liado tratando de meter a los suyos allá donde haya un hueco.

Está procurando meter a sus chicos en el nuevo poder popular; en unos casos lo consigue (De Guindos) con otros, no.

Stop en Moncloa
¿Qué papel jugará el ex presidente con Rajoy en Moncloa? Se resiste como gato panzarriba pero es obvio que ya no es el único dirigente de la derecha que ha llevado al PP al poder. Y esto se nota.

Lo sustancial a este respecto entre el marianismo más granado es que el señor de FAES no incordie demasiado y que sus chicos maten el tiempo redactando papeles que luego nadie pone en práctica.

Nada más aposentarse el gallego en sus nuevas dependencias gubernamentales recibió a Aznar, al fin y al cabo el gran hacedor de su carrera presidencial. Pero le dejó claro que el que vive en palacio es él y empujones los justos.

El aviso ha debido ser tenido en cuenta porque la procesión encabronada por la subida de impuestos –que viene a romper el discurso básico de la derecha española- se ha saldado con un silencio llamativo. Porque Vidal Quadras a estas alturas es una golondrina que no hace primavera.

Graciano Palomo es periodista y escritor, director de FUNDALIA y editor de IBERCAMPUS