Motor
Retrovisor - Pixabay
|
Fuente
:
Pixabay

Vuelve la estafa del retrovisor

Los Mossos alertan un año después ante el repunte de los casos de este timo, que afecta principalmente a conductores mayores

REDACCIÓN
0 |
Mar, 29 Mayo 2018

'El timo del retrovisor' vuelve un año después. El método de estafa entre conductores que triunfaba en Europa y llegó el pasado junio a España, especialmente a la zona de Cataluña, vuelve a repuntar, tal y como han señalado nuevamente los propios Mossos d’Esquadra.

La estafa consiste en fingir un golpe para conseguir sacarle al conductor implicado una cantidad aproximada de 1.500 euros para arreglar los daños causados, supuestamente, en el retrovisor de su vehículo.

Las víctimas suelen ser personas mayores, más vulnerables y confiadas. Los timadores viajan en coches de alquiler con matrícula extranjera y simulan tener un choque con otro vehículo que afecta a su retrovisor. Tras esto, piden que les paguen más alrededor de 1.500€ para solucionar el problema, alegando que los trámites con los seguros son muy complicados al residir en el extranjero.

Los estafadores agobian a la víctima hasta que consiguen su propósito e incluso utilizan un tercer elemento para conseguir llevar a cabo su estafa. Se trata de un cómplice que se hace pasar por agente de la compañía aseguradora y que, utilizando un tono de voz convincente, informa a la víctima de que realice el pago para solucionar los desperfectos causados por el accidente y que su compañía le devolverá el importe íntegro más adelante.

Los Mossos d'Esquadra han detallado que, en algunos casos, los participantes en la estafa del retrovisor se conformaron con un importe menor por los daños para convencer de una forma más fácil a sus víctimas, pero sea como sea siempre sacaron algo de dinero a sus víctimas. Además, los hechos suelen suceder en sitios bastante despoblados, nunca en el centro de la ciudad.

Los propios Mossos han advertido que, en caso de que cualquier conductor pueda verse involucrado en algún caso similar a este, debe mantener la calma, no dejarse embaucar por los estafadores y llamar a las autoridades antes de pagar ninguna cantidad a nadie.