Los dirigentes de Vox Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros han conseguido evitar la orden de desahucio que recaía sobre su vivienda al tramitar una nueva licencia para legalizar el inmueble.

Los dirigentes del partido de ultraderecha han tramitado una nueva licencia de su residencia para evitar el desahucio y los técnicos del Ayuntamiento han certificado este martes que sí se trata de una residencia familiar con menores y que Rocío Monasterio no realiza ninguna actividad en el sótano de la vivienda como arquitecta.

Rocío Monasterio cerró el pasado lunes su despachó del sótano, donde desempeñaba su oficio como arquitecta sin tener licencia de funcionamiento de la actividad, ni licencia de primera ocupación. Así, los técnicos del Ayuntamiento han corroborado este martes que ya no hay actividad y se trata de una residencia familiar con menores.

Chalé de Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros. Twitter

El proceso al completo, con la tramitación, la ejecución de las obras y la posterior comprobación puede alargarse un año. Los dirigentes de Vox cuentan con ahora un plazo de 12 meses para terminar de formalizar su chalé.

Relacionado Monasterio culpa de los problemas del chalet a la "burocracia" y a un "denunciante rencoroso"

Vivienda de lujo

La vivienda en cuestión, en la que reside el matrimonio, tiene cuatro plantas en un total de 545 metros cuadrados y terminó de construirse en 2014. El dirigente de Vox la compró en 2010, cuando la casa solamente contaba con una altura. Posteriormente, Espinosa de los Monteros la modificó con la ayuda de su mujer, que actuó como arquitecta de la reforma. Los tres nuevos pisos los han utilizado para formar un gimnasio o una piscina con solarium, entre otras lujosas comodidades. Pero tras la reforma, trataron de vender el chalet sin éxito, viviendo en ella desde entonces. Y sin contar con la licencia requerida.