La princesa de Asturias y su hermana, la infanta Sofía, han empezado este lunes las clases en el colegio Santa María de los Rosales de Madrid, donde han llegado con sus padres, los reyes, en un automóvil que conducía el monarca.

Don Felipe y doña Letizia han saludado desde el vehículo con las ventanillas delanteras bajadas -y también sus hijas, a través de los cristales- a los reporteros gráficos que les aguardaban tanto a la llegada como a la salida del centro, donde los reyes han permanecido una media hora.

Relacionado Los reyes llevan a sus hijas de vuelta al cole

Tal y como en su día desveló ElPlural.com, el colegio de las Infantas Leonor y Sofía, es una institución privada que cuesta unos 7.000 euros al año por persona, por lo que los Reyes abonan 14.000 euros cada curso por sus dos hijas.

Fue en 2013 cuando las jóvenes ingresaron en este elitista colegio centrado en ofrecer "una formación encaminada a garantizar el total desarrollo de la personalidad de los alumnos".

Colegio católico

Fiel a su ideario, Santa María de los Rosales ofrece a sus alumnos una formación religiosa católica. De hecho, la Primera Comunión y la Confirmación son celebraciones oficiales que se realizan en los niveles de 4º de Educación Primaria y 1º de Bachillerato, respectivamente.

Eso sí, desde el centro aseguran que "los alumnos que profesan otras religiones son igualmente bienvenidos y se les ofrecen opciones alternativas". 

Educación privada 

En su día, los Reyes justificaron la elección de este centro educacional por estar diseñado para aquellas personas en las que el protocolo va a formar parte de sus vidas, como es el caso de las Infantas Leonor y Sofía. 

Las instalaciones también influyeron en la decisión de los monarcas. Y es que a diferencia de la mayoría de los colegios públicos, el Colegio Santa María de los Rosales cuenta para el desarrollo de su actividad con 10.793,40 metros de edificaciones en unos terrenos de 21.960 m cuadrados. 

Instalaciones deportivas de lujo

Un campo de fútbol de hierba artificial para hockey, dos gimnasios -uno con 305,65 metros cuadrados edificados y el otro con 223,45 metros cuadrados-, tres pistas de pádel, un campo de mini-basket, un campo de prácticas de golf, dos pistas polideportivas de resina utilizadas para jugar al fútbol y al baloncesto, una cancha de voley y una pista de atletismo, son sólo algunos de los espacios con los que cuenta el colegio de las infantas para practicar Educación Física. 

"La estructura del colegio, en forma de cuatro pabellones, permite una enorme autonomía en el funcionamiento de la vida diaria, de modo que pequeños y mayores no se interfieran en sus actividades. Para unos y otros alumnos, los horarios de recreo son diferentes, como son diferentes también los horarios para acudir al comedor, situado en el pabellón central", presumen desde el centro. 

Colegio Santa María de los Rosales.

 

El comedor de las infantas

Precisamente, desde Santa María de los Rosales recalcan que en su comedor -de 326 metros cuadrados de superficie-, los profesores encargados de la vigilancia tienen como tarea principal trasladar la obligación a los alumnos de mantener los hábitos de conducta apropiados entre comensales. Incluso, fuentes cercanas al centro aseguran que son los profesores los que sirven la comida a los alumnos y "enseñan a comer". Algo que no es de extrañar en un centro en el que a las chicas les instruyen sobre como bajar las escaleras sin hacer ruido con los tacones.

Como curisidad, resaltar que el colegio de las infantas dispone de un servicio de cocina atendido por un jefe de cocina, cuatro cocineros y el correspondiente personal auxiliar. Cada día se confeccionan tres menús diferentes, adecuados cada uno de ellos a las distintas edades de los alumnos, y elaborados bajo la atenta supervisión del servicio médico, que proporciona las indicaciones necesarias para atender a aquellos alumnos que tengan especiales necesidades alimentarias.

¿Qué clase de educación reciben?

Pese a sus instalaciones y servicios, el colegio no se encuentra dentro de la lista de los mejores centros de Madrid -en la prueba de Selectividad, desde luego Santa María de los Rosales  no destaca por las notas de su alumnos-.

A este respecto, una antigua alumna del colegio desveló en su día a 'Vanitatis' que en el centro "te ayudan a aprobar" pues si "tienes un 4, sabes que van a ponerte un 5, lo que hace que te relajes un poco". La alumna recalcó además que "en Bachillerato, el nivel deja mucho que desear". 

El duque de Alba Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo

Un duque y una exministra de Aznar

¿Pero quienes son los ‘dueños de este elitista colegio? En realidad, la propiedad de Santa María de los Rosales es de una Fundación, Paideia, que ‘heredó’ este colegio que inició su actividad pedagógica con 62 alumnos en un pequeño chalet de la Colonia del Viso en Madrid en el año 1952 a iniciativa de un grupo de nobles, duques y condes.

En la actualidad, esta fundación está presidida por el noble de España Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, primogénito de la Duquesa de Alba. Es el mismo que buscaba becarios a cero euros para su palacio hispalense.

Relacionado El duque buscador de becarios a cero euros, manda en el colegio de las princesas


Además de la presidencia ejecutiva que la ostenta Carlos Fitz-James Stuart, en el patronato -cuyo presidente de honor es el propio Rey Felipe VI-, existe un vicepresidente que es Álvaro Fúster Garaizábal. El resto de patronos sonAna Arigita Badillo, Javier del Arco y Carabias, Pilar del Castillo Vera (exministra de Educación con José María Aznar), Javier Columbrans Martín, Enrique Fernández Miranda, duque de Fernández Miranda y Enrique Pérez-Pla de Viu.

Relacionado Ni médico, ni colegio: los Reyes pasan de lo público