A medida que se acerca el final de año, distintas organizaciones, empresas y entidades públicas y privadas hacen balance o analizan el sector del que se trate. Este jueves festivo en España, la primera empresa del país, Inditex, es la principal protagonista de una de las noticias del día y con dos versiones, una buena y otra mala.

Empezando por la primera, la positiva (según se mire), tiene que ver con que en el periodo 2011-2015 contribuyó a las arcas del Estado con 2.200 millones de euros por el impuesto de sociedades, lo que representa más del 2% del total de recaudación por este concepto en nuestro país. 

Cumple "escrupulosamente"

La dueña de Zara y otras sociedades ha indicado a través de un comunicado que cumple "escrupulosamente con la normativa fiscal de los 93 mercados en los que está presente". En este sentido, también destaca que ha contribuido en los últimos cuatro ejercicios al impuesto de sociedades en los países en los que se encuentra con más de 4.400 millones de euros.

Pero ¿a qué vienen estas afirmaciones y qué ha obligado a la empresa a hacer público un comunicado? Aquí entraría en juego la 'parte mala' del protagonismo de Inditex en las noticias de este jueves.
Todo esto se debe a que el grupo de los Verdes europeos/Alianza Libre Europea en la Eurocámara ha hecho público un informe en el que critica que la compañía española se haya ahorrado alrededor de 585 millones de euros con su sistema internacional de fiscalidad, unas prácticas que ha reconocido al mismo tiempo que "son legales".

El trabajo, que toma como referencia el periodo 2011-2014, apunta que la compañía del sector textil consiguió evitar el pago de millones de euros en impuestos a través de "técnicas agresivas".

"Empresas subsidiarias"

En concreto, según este grupo político, la firma establece distintas de sus filiales en Holanda, Irlanda y Suiza, donde podrían beneficiarse de tipos más bajos que en otros países.

Asimismo, del informe se desprende que, en el caso de los Países Bajos, Inditex tendría empresas subsidiarias dedicadas a los derechos de propiedad industrial, una estrategia, asegura el documento, para pagar un tipo de solo el 15 %, lo que ayudaría a evitar pagar 218 millones en impuestos solo en España.

A esto habría que añadir, según el mismo trabajo, el hecho de que la sociedad de Amancio Ortega tendría sus subsidiarias financieras en Irlanda, donde existe la tasa fiscal más baja de la Unión Europea. En cuanto a Suiza, una sociedad en Friburgo, dicen Los Verdes, adquiriría las ropas a bajo coste de los países productores como Bangladesh, Turquía o Marruecos y luego las vendería a otras compañías del grupo.

En este sentido, solo en 2014, ITX Swiss, como se llama esta sociedad, pagó un 7,8 % en impuestos o "incluso menos", según el documento.