Restablecidas las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, el expresidente Zapatero viajó a la isla habiendo informado previamente al Gobierno no solo de los detalle “técnicos del viaje”, como mintió alevosamente el ministro de Asuntos Exteriores José Manuel García Margallo. Además, el propio ministro había viajada antes que Zapatero a la isla, con una diferencia, Margallo pidió que le recibieran los máximos dirigentes del régimen y le dieron un sonoro plantón. Al ministro le entró un ataque de celos, puro y duro, porque Raúl Castro recibió con todos los honores a Zapatero, pero ahora el PP quiere ser el “padrino” de los empresarios que buscan hacer negocio allí.

¿Quién hace Lobby?
Estados Unidos está a punto de abrir embajada en La Habana, se pondrá fin al bloqueo y se sacará a la isla de la lista de países terroristas. El mundo del dinero ve negocio y las empresas españolas, fundamentalmente las turísticas que ya tienen fuerte presencia en la isla, se apresuran a tomar posiciones. Por ello el secretario de Esta do de Comercio, Jaime García Legaz –el amigo del ‘pequeño Nicolás’- acompañado por 43 empresarios han viajado a Cuba en una visita que el diario El País define como “la de más alto nivel del Gobierno de Mariano Rajoy después de la cursada en noviembre por el Ministro de Exteriores”. Por supuesto a este periódico la visita le parece estupendamente aunque el régimen cubano siga siendo tan dictadura como cuando fue Zapatero. Por cierto, el ex Presidente no está en el consejo de administración de ninguna empresa ni trabaja para ninguna empresa y visitó la isla como delegado de la ONU para la abolición de la pena de muerte.



Los hoteles de lujo, españoles
La presencia empresarial española en Cuba viene de lejos y actualmente el 90% de las plazas hoteleras de lujo son de empresas españolas. Ahora quieren consolidar posiciones ante el desembarco que se prevé de capital norteamericano, especialmente de empresarios de origen cubano afincados en Miami.

Nueva Ley de inversión extranjera
En marzo del año pasado el régimen cubano aprobó una nueva Ley de inversión extranjera que regula la repatriación de capitales así como la obligatoriedad de contratar a mano de obra local. La nueva Ley suscita dudas entre los empresarios españoles, pero sobre todo los inversores extranjeros están a la espera de que el Banco Central Cubano de una solución a la dualidad monetaria entre el peso cubano y la moneda equivalente al dólar (CUC). Mientras tanto el Gobierno del PP se apresta a vender a los empresarios españoles que tiene influencia en Cuba ¿perjudicará esto a la extradición de los etarras de los que habló Margallo?