¿Qué es renta fija?

La renta fija puede ser entendida como el instrumento financiero al que recurren las empresas, los gobiernos o las entidades cuando necesitan préstamos. O bien, como el recurso por el que las sociedades e instituciones públicas emiten títulos de deuda (por ejemplo, obligaciones, bonos, Letras del Tesoro…) para recibir préstamos de diversos inversores. Los valores de renta fija son activos financieros, en los que la deuda se reparte entre varios prestamistas.   

Reciben el nombre de renta fija porque, desde el primer momento, el emisor de la deuda establece el tipo de interés y el tiempo en el que va a devolver el capital recibido. De esta manera, los inversores conocen la rentabilidad que van a obtener de la adquisición de estos activos de renta fija, incluso antes de la compra. Aunque es una operación con riesgos (el emisor de la deuda no siempre hace frente a sus obligaciones) es más segura que la que trabaja con valores de renta variable.  

Ejemplo:

Sin embargo, se ha comprobado que la renta no mide siempre la auténtica capacidad económica de una persona, ya que se pueden tener ingresos bajos pero disponer de un amplio patrimonio, como segundas residencias, valores de renta fija o variable y otros instrumentos financieros, que no se tenía en consideración a la hora de conceder ayudas”.

Tipos de renta fija

  • Renta fija pública. Es la emitida por gobiernos e instituciones públicas. En España, las principales son las Letras del Tesoro, los Bonos y las Obligaciones del Estado. 
  • Renta fija privada. Son instrumentos financieros emitidos por empresas y entidades privadas. Las formas más conocidas son: pagarés, bonos y obligaciones empresariales.

Ejemplo:

Por ejemplo, en un plan de renta fija las aportaciones se invertirán en deuda pública o privada, entre otras opciones, mientras que en un plan mixto el dinero se repartirá entre la renta fija y la variable”.

 Invertir en renta fija

Para invertir en renta fija, es necesario tener en cuenta una serie de conceptos:

  • Emisor y comprador. El emisor de los valores de renta fija es la empresa o entidad (pública o privada) que saca a la venta la deuda; el comprador es el inversor que adquiere una parte del activo financiero.
  • Cupones. Es el tipo de interés que tiene que pagar el emisor al comprador o la rentabilidad que obtiene de manera periódica el comprador al adquirir renta fija.
  • Plazo o vencimiento. Es la fecha en la que acaba el préstamo y el emisor de la deuda debe devolver el capital.
  • Principal o nominal. Es la cantidad inicial invertida por el comprador.

Invertir en renta fija no asegura el éxito de la operación y no elimina el riesgo de las inversiones en renta variable. Pero sí da la seguridad de conocer cuáles serán los rendimientos obtenidos al final de la operación y otros beneficios como: la obtención de unos intereses periódicos, la recuperación total del capital inicial y la posibilidad de combinarlos con otros activos.

Ejemplo:

Para Ángel Martínez Aldama, presidente de Inverco, ‘los ahorradores se van dando cuenta de que ahora, y más con los tipos cero, hay que destinar una parte de los activos a renta variable’ ya que, ‘como se prevé una subida de tipos en Europa en los próximos trimestres, invertir en activos de renta fija a medio y largo plazo puede generar caídas’, remarca”.