Conocimos a T'Challa en Capitán América: Civil War. Esta película se centra en su historia, en su vuelta a casa. A la nación de Wakanda, muy avanzada tecnológicamente pero bastante aislada, lo que afecta a la comunidad. Y el motivo de su regreso es, nada menos, su proclamación como Rey, tras el asesinato de su padre en Civil War. Pero uno de sus viejos enemigos pondrá a prueba su poder, y así, la propia estabilidad del Estado.
Espionaje, acción, giros propios del cine fantástico, toques político - sociales... Black Panther lleva al cine a este superhéroe guerrero creado inicialmente como personaje de cómics de Marvel por Stan Lee y su colega Jack Kirby en los años 60, cuando los negros luchaban por sus derechos en Estados Unidos. Resultado de imagen de black panther Ryan Coogler, cuyo sello llevan también los interesantes títulos Fruitvale Station y Creed. La leyenda de Rocky, dirige la cinta. Es muy frecuente en UCM (Universo Cinematográfico Marvel), que cumple ahora una década con 18 películas como bagaje, poner al frente de sus cintas de acción a directores habituales en otros géneros y territorios de la ficción, en un intento por dotarlas de un toque más cultural, menos industrial.
En este caso, sin embargo, la personalidad del director apenas asoma bajo el diseño de producción, que pretende ser muy fiel a los rasgos de identidad del UCM.

El discurso por encima de la acción

La narración se supedita, en gran parte del metraje, a la exposición de ideas y discursos, a la consideración de lo que ha significado ser negro y a mostrar la verdadera cultura africana, reivindicando su imperio, su cultura y su arte, y situarla en una película de superhéroes. T’Challa va perdiendo protagonismo e interés conforme avanza la película.
Un atractivo que, eso sí, según la web Fandango, ya le ha permitido a la película batir el récord de preventa de entradas del cine de superhéroes en Estados Unidos, superando la marca que alcanzó Batman vs Superman en 2016.
Así, un par de años después de que se lanzara, con ocasión de la gala de los Oscar, el hashtag #OscarsSoWhite como protesta por la escasez de profesionales negros nominados,   Black Panther presenta un elenco donde la mayoría son actores y actrices negros.
Se habla ya de movimiento, porque la sensación Black Panther se ha hecho sentir en Facebook, donde han surgido reuniones para acudir al cine a ver la película.
Y la actriz Octavia Spencer hizo público su deseo de comprar todas las entradas de un teatro en Misisipi para que quienes no podían permitirse entradas, pudiera ver la película a su costa.