[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"42059","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-370947","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"370","alt":"La presidenta del Banco de Santander, Ana Bot\u00edn, durante la presentaci\u00f3n de resultados del grupo que obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.966 millones de euros en 2015, el 2,6 % m\u00e1s que el a\u00f1o anterior, despu\u00e9s de la dotaci\u00f3n a provisiones, sin las cuales las ganancias habr\u00edan crecido el 13 % y habr\u00edan alcanzado los 6.566 millones. EFE"}}]] La presidenta del Banco de Santander, Ana Botín, durante la presentación de resultados del grupo que obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.966 millones de euros en 2015, el 2,6 % más que el año anterior, después de la dotación a provisiones, sin las cuales las ganancias habrían crecido el 13 % y habrían alcanzado los 6.566 millones. EFE



La anécdota de la presentaciónd de resultados del Banco Santander se ha producido en torno a la Cuenta 1|2|3, cuando la presidenta Ana Botín ha asegurado que ella también es nueva cliente de la cuenta, pero que no aparecía reflejado en los datos al no cumplir los requisitos para recibir una acción.

Preguntada por esos requisitos, la presidenta de Santander ha reconocido que hasta ahora tenía sus recibos domiciliados en otra entidad, pero que eso iba a cambiar porque quiere que para ella "y para la mayoría de nuestros clientes" el Santander sea su banco de referencia.

Posteriormente, fuentes del banco han explicado que Botín tenía sus cuentas en Banesto y en la filial de Santander de Reino Unido, entidades que en ambos casos han sido presididas ella.

Botín también ha sido preguntado respecto a la actualidad política, sobre la que ha evitado pronunciarse en principio, aunque finalmente ha mostrado su confianza en que los partidos políticos "sabrán encontrar una solución que permita gobernar España" para no poner en riesgo la recuperación económica del país, que ella considera una realidad. La incertidumbre actual "no ayuda" y, ante quienes afirman que las inversiones se están paralizando, ha reconocido que "suena menos el teléfono que hace dos meses" porque hay "expectación" sobre el nuevo Gobierno, informa EFE.

En su opinión, "cuanto antes seamos capaces de dar certidumbre sobre el futuro político, mejor", pero aún así considera que las reformas económicas acometidas han hecho que "España siga siendo atractiva para los inversores". También ha contribuido a ello el esfuerzo de los españoles que han aceptado rebajas de salarios y la mejora de la situación en general, incluida la caída del precio del petróleo, que permite tener un mayor poder adquisitivo. En la rueda de prensa para presentar los resultados del Banco Santander en 2015, Botín ha incidido en que España está "en una situación coyuntural positiva", y la recuperación económica es "bastante equilibrada".

Una muestra de ello es que el consumo se recupera y se crean puestos de trabajo, por lo que, en su opinión, "tenemos que lograr entre todos que esto siga". En cualquier caso, Botín no ha querido entrar a valorar cualquier posible coalición para la constitución de un nuevo Gobierno en España, lo que sí ha dicho es que tiene "plena confianza" en la fortaleza de las instituciones y en que los partidos sabrán encontrar una solución. Todo ello para aportar mayor estabilidad que la actual, en la que el Ejecutivo se mantiene en funciones tras las elecciones generales de finales de 2015.