Factoring


¿Qué es el factoring?

El factoring es una actividad comercial que aúna la compra de activos financieros a la prestación de servicios. En una operación de factoring en que la empresa cedente vende los créditos generados a través de las ventas a medio y a largo plazo a una empresa especializada en factoring. El resultado de esta transacción comercial entre empresas es la liquidez inmediata para la empresa cedente que, a partir de este momento, cuenta con solvencia económica para aumentar su poder de negociación, realizar compras de materia-prima, etc. Además de la liquidez inmediata, el factoring libera los empresarios de labores administrativas puesto que las entidades financieras dedicadas a este tipo de servicio se encargan de la gestión de cobro de los títulos cedidos, dejando al emprendedor más tiempo para dedicarle a su negocio.

Factoring sin recurso

En el factoring sin recurso, la entidad financiera asume los riesgos de impago de los títulos cedidos por parte de la empresa. Entre las ventajas del factoring sin recurso destacan la protección frente a la insolvencia y la posibilidad de deducir en el impuesto de sociedades los gastos financieros generados por la transacción financiera.

Factoring con recurso

A diferencia del factoring sin recurso, en esta modalidad transaccional la empresa cedente debe asumir los riesgos de impago de los deudores, en caso de incumplimiento. Aunque la entidad financiera se encarga de la gestión del cobro, llegado al punto de insolvencia, el dinero adelantado – procedente de los títulos impagados – deberán ser devueltos por la empresa cedente.

Diferencia entre factoring y confirming

Mientras que el factoring es una transacción financiera disponible para que las empresas puedan convertir en liquidez inmediata las deudas de sus clientes, el confirming está disponible para que estas mismas empresas puedan adelantar el pago a sus proveedores.

Ejemplo y casos prácticos:

“Destaca también que mantiene el liderazgo en los principales productos de financiación: 14,9% total créditos, 15,9% hipotecas y 17,6% factoring y confirming y que la ratio de morosidad cae por segundo trimestre consecutivo, con una reducción de 88 puntos básicos en el semestre, hasta el 10,78%, con una fuerte reducción de los saldos dudosos (-11%), que caen por cuarto trimestre consecutivo”.

Para entender los dos productos financiación, ponemos ejemplos prácticos con una empresa ficticia productora de hamburguesas (Hamburguer S.A.) y un proveedor (CarneBurguer).

Factoring: caso práctico

Hamburguer S.A. realiza ventas a distintos restaurantes. La empresa productora de hamburguesas (Hamburguer S.A.) cede la deuda procedente de sus ventas a la entidad financiera y cobra los pagarés por adelantado. A partir de este momento, Hamburguer S.A y los restaurantes se desvinculan de una relación financiera directa y únicamente volverían a asumirla en caso de impago por parte de algún restaurante, siempre y cuando el producto contratado sea un factoring con recurso. En el caso del factoring sin recurso, la entidad financiera asumiría el impago de los restaurantes (si lo hubiera) y Hamburguer S.A. no tendría que preocuparse de nada más.

Confirming: caso práctico

Hamburguer S.A. realiza una compra de carne a CarneBurguer de 5.000 €, a fecha de 01/01/2017, con un plazo de pago de 90 días. Al contar con un acuerdo de confirming, la entidad financiera ofrece al proveedor la posibilidad de anticipar el pago. De esta forma, CarneBurguer cobra la factura pendiente antes de la fecha prevista.



Noticias relacionadas