Florentino Pérez nunca cambiará. Y como es el presidente del planeta que más sabe de fútbol (por algo lleva en el cargo desde el año 2000), cuando ve algo que no le gusta –como en su día hizo con Queiroz, Luxemburgo, Pellegrini y con el mismísimo Mourinho–  llama al orden a su entrenador y le pone a caldo por la táctica utilizada o, según él, por los cambios que no ha realizado. Y es que para Florentimo el crédito de Ancelotti por ganar el pasado mes de mayo la Décima está a punto de agotarse.

“¿Por qué no jugaron los de Cardiff?”
Miércoles por la mañana. Florentino comenta con un amigo (no es de los íntimos) lo sucedido la noche anterior en el Bernabéu y el decepcionante partido (arbitraje al margen) por su Real Madrid. Tras escuchar lo que le dice su interlocutor, Pérez se viene arriba: “Es verdad, no lo entiendo. Ya he llamado a Ancelotti para decirle que se ha equivocado al no sacar contra el Atlético el mismo equipo  que en Cardiff frente al Sevilla cuando asombramos al mundo entero”.



Florentino, sí que sabe de fútbol
Me cuentan que, jaleado por su interlocutor, conforme pasaban los minutos el presidente madridista se iba creciendo. “¿Si contra el Sevilla lo hicimos de maravilla, para que cambiar el once? No entiendo porque Ancelotti dejó a James en el banquillo y dio entrada a Xabi Alonso?” repetía una y otra vez el presidente del equipo que más recursos genera del fútbol mundial. Ni que decir tiene que el amigo de Pérez asentía a cada una de reflexiones: “Tú si que sabes de fútbol”, le repetía ante la sorpresa de una tercera persona.

“Xabi no puede jugar con Kroos”
Otra de las sentencias del actual presidente del Real Madrid. “Si Kroos es en estos momentos el mejor medio centro del mundo, está forma y es más joven, Xabi Alonso, al desempeñar la misma función, le estorba. No pueden jugar juntos”. Otra decisión de su entrenador que tampoco gusto a Super Florentino es que Ancelotti (ante el clamor de toda la afición) diera entrada en la segunda parte a Di María, futbolista al que por muchos motivos no quiere ver ni en pintura. Y más, tras los elogios recibidos por Simeone.

Ancelotti, se la juega
Sí, ya sé que el italiano acaba de ganar la Copa del Rey, la Décima y la Supercopa de Europa, pero con lo caprichoso y poliédrico que es su presidente, como esta noche no acierte con el planteamiento y como Simeone (además de levantar la Supercopa) le de otro baño táctico, Florentino Pérez, deslenguaz donde los haya, es capaz de cualquier cosa.

El crédito, por la borda
Es increíble que el actual campeón de Europa, a tres días de iniciarse la Liga, tenga tantas dudas sobre el sistema de juego a realizar y no sepa a que atenerse. ¡Que manera de destrozar a un equipo campeón! ¿Por qué? Di María, aclamado por la afición y por su entrenador, quiere marcharse porque su presidente le ningunea, Khedira tampoco cuenta y está dispuesto a pegarse un año en la grada con tal de irse con la carta de libertad en el bolsillo, Krooss, el fichaje estrella, es incompatible con Xabi Alonso, futbolista al que renovaron en diciembre y ahora ya estorba en la planta noble del Bernabéu… Y lo de Casillas y lo de Keylor Navas, la mosqueante marcha de Diego López y lo de Isco, lo de Illarramendi y… Lo mejor para el Real Madrid es que Florentino Pérez por fin diera un paso adelante y (es lo que desea desde hace años) se sentará en el banquillo al lado de su amigo Fernando Hierro.

Pobre Ancelotti, que mal lo pasará en los próximos meses si esta noche Di María vuelve a ser el mejor y como no gane la Supercopa de España.